En el mes de junio su generación petrolera incrementó en un 3%, mientras que su incremento para el gas fue del 20%.

Después de una racha de 8 meses, la creciente producción de petróleo disminuyó durante el mes de junio. La caída se da a lo largo de todas las formaciones productivas a excepción de Vaca Muerta que sostiene su fuerte actividad y sigue creciendo en términos productivos, con un 30,33% y un 29,79% de la producción de gas y petróleo del país, su importancia sigue aumentando para la Argentina. En el mes de junio su generación petrolera incrementó en un 3%, mientras que su incremento para el gas fue del 20%. Según un informe de la consultora RICSA – Regional Investment Consulting –

En 2020 se llegó a la producción mensual más baja de petróleo de los últimos años, con un valor promedio de 454,755 barriles diarios. Octubre marcó un nuevo punto de partida a partir del cual la producción mensual se mantuvo en una suba constante hasta el pasado mayo, llegando a una producción promedio de 512,485 barriles diarios y recuperando los valores que se tenían en junio 2019.

Durante el pasado mes de junio, racha se cortó y rompió con una tendencia creciente para caer levemente a una producción promedio de 511,718 barriles diarios. La situación no es la misma cuando se habla del gas natural, al contrario, en términos gasíferos la producción aumentó en un 4,7% llegando a 126,994 millones de m3 diarios y ya superó su valor de marzo del año pasado.