En un contexto donde hay más oferta que demanda de propiedades, cayeron un 15% los precios y escasean los lotes en la Ciudad de Buenos Aires para concretar emprendimientos inmobiliarios, los desarrolladores salieron a hacer ofertas agresivas con quitas de hasta el 50% en efectivo a aquellos dueños que se resisten a canjear sus terrenos por departamentos a estrenar.

“Tenemos publicado desde el año pasado un lote importante en Palermo, por el que su dueño pretendía USD 980 mil y ahora estamos en tratativas para cerrar el acuerdo en USD 550 mil”, ejemplificó Pablo Brodsky, Director Comercial de la firma Predial.

Brodsky advierte que “el enorme cortocircuito” que hay entre lo que piden los dueños y lo que finalmente paga el comprador muchas veces termina  frustrando las expectativas de ambos lados.

“El comprador piensa que los inversores van a venir con la valija llena de dólares, entonces 8 de cada 10 dueños quieren el efectivo. Pero la realidad es que el 90% de los desarrolladores ofrece pagar con m2 a futuro”, explicó el experto en bienes raíces.

Y esa  propuesta es justamente la que están rechazando los dueños frente a la crisis económica y la incertidumbre de saber si el edificio va a terminar levantado en el tiempo proyectado, que por lo general son 3 años.

“Hay muchos a los que no le sirve tener que esperar tanto y otros no quieren tomar el riesgo de terminar con el esqueleto de una losa en su terreno que después tengan que demoler por cuenta propia porque el proyecto quedó trunco”, señaló Brodsky.

Una solución posible es que el desarrollador le ofrezca al vendedor departamentos ya terminados en otro edificio, pero son muy pocos los que disponen unidades vacías listas para habitar.

Y otra opción es que el dueño entienda que los precios que hoy se están manejando para cotizar las propiedades se asemejan a los valores de 10 años atrás y se muestre permeable a reconsiderar la tasación inicial.

“Hay dueños que están dispuestos a bajar hasta un 35% el precio pre-pandemia pero quieren un 50% en efectivo. Y esto también frena los acuerdos ya que actualmente las pre-ventas son muy escasas y el comprador se ve imposibilitado de conseguir ese capital inicial. Es decir, el dinero que tiene prefiere invertirlo directamente en la obra”, especificó Brodsky.

La falta de compradores, que se vio más perjudicada por la pandemia, en la Ciudad de Buenos Aires también hizo que bajaran las proyecciones de los m2 en construcción. “Mientras que 10 años atrás se construían 2 millones de m2, este año si cerramos en 700 mil hacemos una fiesta”, graficó Brodsky.

Mientras que el sector inmobiliario atraviesa un momento complicado, con distorsiones jamás vistas en los últimos 30 años entre el precio de venta y valor compra, desde Predial aseguran que son expertos en llegar a acuerdos convenientes cuando surgen este tipo de problemas.

“Nos especializamos en generar oportunidades. Estamos trabajando con pool de inversores que hacen ofertas inmediatas para la compra de lotes en 48 horas”, concluyó Brodsky.