Las políticas económicas aplicadas durante el cuatrienio gobernado por la alianza Cambiemos redujeron el tamaño del mercado interno de manera considerable. Es decir, la desregulación financiera y de las tarifas de los servicios públicos, la apertura comercial, el endeudamiento externo y las continuas devaluaciones implicó que bajo la administración anterior cerraran más de 24.000 empresas con sus consecuencias negativas sobre el empleo y el consumo.

A partir de la irrupción de la pandemia, el ejecutivo nacional desplegó una batería de medidas con el objetivo de amortiguar los impactos del confinamiento. El Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que iniciara en abril del año 2020 alcanzó en los primeros meses a 2,3 millones de trabajadores de 340.000 empresas. Asimismo, los créditos subsidiados a tasa cero para monotributistas y al 24% para empresas emergieron como un instrumento clave para asistir a los sectores más afectados por la pandemia. Por último, el recargo de asistencia a los comedores populares y la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), qué benefició en tres rondas a 9 millones de personas evitaron que escenario recesivo originado por la anterior administración se agravara.

Si bien, el contexto pandémico persiste en tanto el flagelo del coronavirus no sea controlado a nivel mundial, es promisorio el desempeño de la industria nacional con respecto al corriente año.

El Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) que elabora el INDEC arrojó para mayo del año 2021 una expansión de 70,9% con respecto al mismo mes del año pasado. El índice serie original mostró un incremento de 70,9% en el acumulado de los primeros cinco meses del corriente año con relación a igual período del año 2020. Sin embargo, el índice de la serie desestacionalizada presentó una caída de 3,0% respecto al mes anterior.

En mayo del corriente año, los insumos para la construcción presentaron subas exponenciales a causa de la relativa paralización de la actividad por la emergencia epidemiologia. Los mayores aumentos se registraron en Hormigón elaborado, Asfalto, Mosaicos graníticos y calcáreos y Yeso con 291,0%, 174,9%, 168,0% y 131,3% respectivamente.

El índice Construya, que es elaborado por las 12 empresas líderes del sector, en junio del corriente año mostró un incremento interanual de 29,3%. Análogamente, la actividad se expandió un 6,5% con respecto al mes anterior. Por último, el acumulado de los primeros seis meses registró un aumento de 63,2% con relación al mismo período del año pasado.

15 sectores de los 16 que conforman la industria manufacturera mostraron aumentos interanuales. Cabe destacar que, en mayo del año pasado, la actividad económica se encontraba relativamente paralizada a consecuencia de las medidas adoptadas para bajar la velocidad de los contagios de COVID 19. Por ello, en mayo del año 2021 se registraron marcadas subas interanuales. En este marco, Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, Otro equipo de transporte, Prendas de vestir, cuero y calzado y Productos minerales no metálicos experimentaron aumentos de 275,2%, 163,6%, 149,8% y 88,2% respectivamente. Por su parte, Alimentos y bebidas (2,8%), Madera, papel, edición e impresión (6,3%) y Sustancias y productos químicos (14,2%) computaron incrementos más moderados. Por último, Productos de tabaco presentó una caída en términos interanuales del 13,7%.

Por la contención que brindó el Estado nacional a través de créditos productivos subsidiados, programas como el ATP, indemnización doble por despidos sin causa, acuerdos de suspensiones con empresas y sindicatos para no despedir, entre otras medidas, se logró amortiguar el impacto de la crisis protegiendo el entramado productivo industrial evitando una destrucción de mayores dimensiones. La continuidad de las políticas económicas a fin de fortalecer al sector productivo en un escenario recesivo, como el reemplazo del ATP por el REPRO 2 y los créditos subsidiados para propiciar las inversiones en la economía real generan buenas expectativas en el mediano plazo para el sector. Tomando como objeto de estudio la evolución de la industria manufacturera, se observa que la producción industrial durante los primeros cinco meses del corriente año superó el nivel registrado en el año 2019, puesto que el promedio entre los meses de enero y mayo del año 2021, el Índice de Producción Industrial Manufacturero (IPI) alcanzó los 119,4, mientras que en el mismo período del año 2019 se ubicó en 115,8.

Según datos de la Asociación de Fabricantes de Cementos Portland (AFCP), en junio del año 2021 el consumo de cemento ascendió a 961.340 toneladas, lo que significó un aumento en términos interanuales de 20,5% y alcanzó el décimo mes consecutivo de crecimiento del consumo de cemento. Por otro lado, la comparación mensual mostró un incremento de 10,0% con respecto a mayo. A su vez, el acumulado de los primeros seis meses del año 2021 se ubicó en 5.464.952 toneladas y presentó una suba de 44,4% con respecto al mismo período del año pasado. Por su parte, en junio del vigente año, las exportaciones de cemento crecieron un 34,2% en términos interanuales.

(Fuente UNDAV)