¿Sabías que un crédito personal no es igual a un préstamo? Generalmente estos dos términos se suelen utilizar como sinónimos, pero realmente se trata de dos productos financieros distintos.

“Muchas veces necesitamos realizar una compra o afrontar un gasto que no contemplábamos y no contamos con el dinero suficiente para lograrlo. En estos casos, para alcanzar ese objetivo, debemos recurrir a un crédito o préstamo. Antes de tomar una decisión, debemos analizar bien la situación ya que estos dos mecanismos son diferentes entre sí por su flexibilidad, financiación, plazos e intereses”, señala Florencia Valdes, Marketing Manager de Ixpandit Fintech Factory.

Para identificarlos fácilmente y tomar la decisión correcta, los expertos de Adelantos.com, señalan cuales son las diferencias que existen entre un préstamo y un crédito.

Préstamos Personales
Se define por ser una operación financiera en la que una entidad o un particular entrega al prestatario una cantidad de dinero al comienzo del trato, a condición de que se devuelva esa cantidad además de los intereses pactados, en un plazo también acordado. A la devolución de dicho préstamo se la denomina “amortización”. En tanto, al referirse a préstamos hay que tener en cuenta que la operación tiene un período que se determina en forma previa y los intereses se cobran sobre el total de la cifra prestada.

Créditos Personales
Se refiere a una cantidad de dinero que una entidad pone a disposición de un cliente, con un límite establecido. El solicitante no recibe ese monto completo al comienzo de la operación sino que puede usarla de acuerdo a las necesidades particulares a través de una cuenta o una tarjeta de crédito. En este caso, la entidad realiza entregas parciales. Por otro lado, el cliente puede solicitar la totalidad, una parte o nada; y solamente paga los intereses en función de la suma que haya dispuesto. En este punto cabe notar que usualmente se cobra una comisión sobre el saldo no dispuesto.

Al examinar los detalles de ambos productos hay que señalar, además, que un crédito personal también se concede por un plazo determinado y que, a diferencia de los préstamos, cuando éste se termina es posible renovarlo o ampliarlo.

Otro dato a considerar es que los intereses de los créditos suelen ser más altos que los de los préstamos personales, aunque en los primeros solamente se paga por la suma empleada.

Según el Ministerio de Economía de la Nación Argentina en su sección sobre inclusión financiera, los créditos usualmente se utilizan para cubrir desfases entre cobros y pagos en las empresas, para afrontar períodos puntuales en los que se percibe falta de liquidez, o para realizar compras concretas. En cambio, los préstamos habitualmente se emplean para financiar la compra de un bien o de un servicio.

Adelantos.com, se especializa en otorgar préstamos 100% online, de manera rápida y sencilla. El trámite se puede realizar en cualquier momento del día y desde cualquier dispositivo, ingresando los datos personales en el formulario. Una vez aprobado el pedido, se deposita el dinero en la cuenta bancaria, en el acto.