Durante el primer trimestre del corriente año, la cuenta corriente registró un superávit de US$ 690 millones, lo que significó una variación positiva de US$ 181 millones con relación al superávit computado en los primeros tres meses del año 2021.

En mayo del año 2021, el intercambio comercial (exportaciones más importaciones) presentó un incremento del 44,0%, con respecto al mismo mes del año pasado. Asimismo, la balanza comercial computó un superávit de US$ 1.623 millones.

En los primeros cinco meses del corriente año, los principales destinos de las ventas externas argentinas fueron Brasil, China, Estados Unidos, Chile, India, Países Bajos, Vietnam, Egipto, Indonesia e Irán. En conjunto, los países mencionados representaron el 58,0% del total de las exportaciones. Por su parte, los principales socios comerciales fueron Brasil, China y Estados Unidos.

A pesar del escenario adverso para el intercambio comercial, la balanza comercial argentina durante el año pasado presentó superávit y continúa haciéndolo en lo que va del 2021, lo que posibilita el fortalecimiento de las reservas internacionales para hacer frente principalmente al repago de las deudas contraídas por el sector privado durante el cuatrienio gobernado por la alianza Cambiemos.

Será de vital importancia mantener las políticas monetarias y fiscales contracíclicas para acelerar la reactivación de las fuerzas productivas y consolidar el control de la pandemia del coronavirus.

En mayo del vigente año, las ventas externas ascendieron a US$ 6.764 millones, lo que significó una expansión interanual de 33,2%. La buena performance de las ventas externas se explica principalmente por dos razones. Por un lado, por el aumento de precios, ya que las cantidades retrocedieron un 1,9%. Y por el otro, por la baja base de comparación, puesto que el contexto pandémico afectó el comercio a nivel mundial.

Asimismo, en mayo, las importaciones alcanzaron los US$ 5.141 millones y experimentaron un aumento interanual del 62,4% debido a un incremento del 40,7% en las cantidades y de 15,3% en los precios. La recuperación económica propició un marcado crecimiento de las compras externas, es decir, la creciente necesidad de bienes intermedios y de capital para la producción manufacturera derivó en un fuerte incremento de las importaciones.

En el primer trimestre del año 2021, el stock de deuda externa bruta total con títulos de deuda a valor nominal residual al 31 de marzo del corriente año, se ubicó en US$ 269.508 millones, un valor inferior de US$ 1.935 millones respecto al trimestre anterior. El descenso en el saldo se explica principalmente por la disminución de la deuda del Gobierno general por US$ 3.398 millones. Al mismo tiempo, esta baja fue compensada parcialmente por el aumento en la deuda de Sociedades no financieras, hogares e ISFLSH en US$ 1.807 millones. Por último, el Banco Central y Sociedades captadoras de depósitos también experimentaron disminuciones en sus stocks de deuda externa en US$ 129 millones y en US$ 285 millones respectivamente. En contraposición, Otras sociedades financieras registraron un crecimiento de US$ 70 millones en el stock de deuda externa a valor nominal.

(Fuente UNDAV)