En ocasiones hay fallos en el fútbol que pueden ser discutibles. Otros que no. El VAR se supone que vino a evitar injusticias, no a convalidarlas.

Ayer, en un partido cerradísimo, Boca convirtió un gol lícito, porque dos jugadores del rival fallaron. El primero calculó mal saltando antes y su cabezazo defectuoso dejó la pelota viva en el área. El segundo se dejó ganar en el salto cuerpo a cuerpo por el Pulpito González quien cabeceó dos veces y metió el 1-0.

El referee cobró el gol y ordenó al equipo brasileño sacar del medio en reiteradas oportunidades, pero Nacho Fernández, como capitán desobedeció la orden. Era amarilla y luego, si seguía haciéndolo, roja.

Es cierto que en un momento el árbitro se dio cuenta que no tenía comunicación con el VAR y eso debía ser subsanado. Cuando logró escuchar, fue erróneamente convocado a ver la jugada. Error. No debió haber dudas que aconsejara que el árbitro observara de nuevo la acción. Y el juez, viendo en cámara lenta la jugada, y sobre todo viendo que le detenían la imagen con ambas manos de Briasco apoyadas en la espalda del rival, decidió cobrar foul y anular el gol, cuando en cámara normal o bien en cámara lenta pero en la toma de costado, se veía que el contacto era mínimo y no había influido en el cabezazo defectuoso. Varios errores por parte del juez principal. Punto. Así el VAR solo caldea más los ánimos y arruina el espíritu del juego.

Hablando de cómo se jugó, Boca sufrió la falta de fútbol por las ausencias de Tevez y sobre todo de Cardona (muy reprochable la falta de compromiso con un club que se la jugó por él). Rolón de 5 cumplió a duras penas pero se demostró con el ingreso de Varela en el segundo tiempo que el pibe es mejor. Tiene más calidad y mejor pase, más allá de su supuesta falta de experiencia. Todos los buenos de verdad debutaron jóvenes u no salieron más. No jodan.

Briasco de 9 sufrió, Villa tuvo un muy mal partido y Pavón fue el más picante.

Buen partido del Pulpito, llegando al área siempre con sentido de la oportunidad, y convirtiendo el famoso gol anulado.

Rojo lució bastante mejor que lo que venía jugando antes del parate, eso más allá de que López no perdió nunca el puesto en la cancha. Weigandt correcto, el resto muy combativos. Boca se la hizo difícil al equipo brasileño y todo quedó abierto para la vuelta.

Lástima que como quedó dicho, el resultado era 1-0 y un gol de visitante en Brasil obligaría a ellos a hacer 3. Más que lástima bronca, mucha bronca. Esperemos a la semana que viene.

 

Saludos y hasta la próxima