VUELVE A COBRAR VIDA LA POSIBILIDAD DE UN NUEVO DIÁLOGO ENTRE EL CHAVISMO Y LA OPOSICIÓN EN VENEZUELA

18

La posibilidad de una nueva instancia de diálogo entre el oficialismo y la oposición en Venezuela cobró inesperada vida hoy con la reunión que el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, habitual mediador entre ambos sectores, mantuvo con varios dirigentes opositores en la casa de uno de éstos en Caracas.
El ex mandatario español advirtió que “no hay una alternativa al diálogo y a la búsqueda de consenso” porque “cualquier alternativa es un conflicto grave, muy grave”, y aseguró que en Venezuela se cumplirán “los procesos electorales que hay pendientes”.
“Se elegirán gobernadores y alcaldes ahora, y en 2018 serán las presidenciales”, detalló, en declaraciones publicadas hoy por el diario chileno La Tercera.
Rodríguez Zapatero, cuya llegada ayer a Caracas no había trascendido, fue recibido en la residencia del ex alcalde Leopoldo López, a quien el gobierno del presidente Nicolás Maduro concedió a comienzos de este mes arresto domiciliario tras mantenerlo encarcelado durante tres años y medio.
Del encuentro -del que hasta esta noche no se habían revelado detalles- participaron el presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento unicameral), Julio Borges; el ex gobernador del estado Zulia y ex candidato presidencial Manuel Rosales, y otros legisladores, informó el diario caraqueño El Nacional en su sitio web.
El contacto entre Rodríguez Zapatero y los líderes opositores tuvo lugar después de que Maduro se manifestara ayer dispuesto a conversar otra vez con sus adversarios y en el peor momento de la relación entre los dos sectores, cuando las protestas cotidianas iniciadas en abril ya dejaron un centenar de muertos y más de 1.500 heridos, según datos oficiales.
Además, la oposición convocó a una huelga general por 48 horas para mediados de esta semana -la segunda en ocho días- y el gobierno aún mantiene para este domingo el llamado a elecciones para designar los miembros de una asamblea constituyente con el objeto de que redacte una nueva carta magna para el país.
En ese contexto, miles de venezolanos coparon esta mañana en todo el país escuelas y otros lugares designados para ser centros de votación el domingo, donde pegaron carteles con consignas adversas a la constituyente y al gobierno, tales como “Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho”, “La constituyente no va” y “Maduro te queda poco”.
En ese ambiente, una encuesta elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) reflejó que 93,18% de los venezolanos opina que las protestas callejeras deben continuar pese a que 78,44% consideró que aumentó la represión militar y policial, consignó el diario digital Runrunes.
Maduro afirmó ayer, en su programa dominical de televisión, que estaba “listo” para llevar adelante “un ciclo de diálogo” con la oposición en busca de “un acuerdo de paz” que permita solucionar la grave crisis institucional y humanitaria que vive el país.
Lo dijo poco después de advertir que los 33 jueces designados el viernes por el parlamento y desconocidos por el oficialismo “van a ir presos y a todos les van a congelar los bienes”, y de que un líder opositor desmintiera la existencia de contactos entre el gobierno y sus adversarios.
“Yo estoy listo para llegar a un acuerdo de paz, de convivencia nacional, y a un ciclo de diálogo y conversaciones en función de los intereses de Venezuela, única y exclusivamente; estoy listo y preparado”, señaló Maduro.
El primer vicepresidente de la AN, Freddy Guevara, había desmentido ayer que existiera una “regular conversación” u otro tipo de contactos entre el oficialismo y la oposición, como dijera Maduro el sábado.
“No puedo ser explícito pero el diálogo ha existido, existe y existirá con todo lo que está cayendo”, aseguró Rodríguez Zapatero en sus declaraciones a La Tercera.
Maduro invitó a la oposición a dialogar en el mismo programa de televisión en el que la acusó de “crear un Estado paralelo, que es una barrabasada, una estupidez, una cosa de muchachos, de adolescentes políticos” con la elección de los magistrados, y de amenazar a éstos con la cárcel.
Uno de los 33 magistrados designados el viernes, Ángel Zerpa, fue secuestrado el sábado por la tarde por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), que según el Ministerio Público pudo haber incurrido en “el delito de desaparición forzada”.
Zerpa fue trasladado esta tarde al Fuerte Tiuna -la guarnición militar más grande del país, en Caracas-, donde comenzó a ser juzgado por un tribunal castrense sin que se permitiera el acceso de sus abogados ni de familiares, informó El Nacional.
Las dos últimas meses de diálogo entre el chavismo y la oposición tuvieron lugar en mayo de 2014 y noviembre de 2016, y duraron respectivamente cuatro y dos sesiones.
En ambos casos, las conversaciones se interrumpieron cuando la oposición se negó a continuarlas aduciendo que el oficialismo no cumplía los compromisos asumidos en las primeras reuniones.