Las salidas con los hijos, nietos o sobrinos no deben ser sinónimo de gasto. Algunas opciones para entretenerse.

Comenzaron las vacaciones de invierno 2019 y con ellas un clásico para los padres que ya no tienen el apoyo de la escuela en ese período: ¿Cómo entretener a los chicos? Para todos, puedan viajar o no, en Buenos Aires hay sobradas ofertas dónde llevarlos y evitarse las aglomeraciones que muchas veces se pueden convertir en algo engorroso y poco satisfactorio para todos. Entonces es bueno conseguir alternativas no tan buscadas, más originales, y que sin duda serán muy divertidas para los niños, y los grandes también. 

La licenciada Elisa Beltritti, decana de la Facultad de Turismo y Hospitalidad de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), destacó que a la hora de pensar en actividades con los pequeños tratando de evitar las que se desarrollan al aire libre por razones obvias “se debe recordar que la ciudad es conocida por su variada oferta, donde se destacan los museos, y es allí donde se pueden explorar alternativas para el disfrute del tiempo libre con los chicos y a bajo costo”. 

Sin caer en los más conocidos como el Cabildo, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) o el Nacional de Bellas Artes, algunos no tan difundidos suman factores importantes como su gratuidad y actividades especiales para vacaciones de invierno. “Permitir a los niños ser turistas en su propia ciudad capital no solo será una experiencia fabulosa, sino que los introducirá en nuevas formas de disfrutar el tiempo libre”, destacó Beltritti. También aseguró que en la actualidad muchos museos “convirtieron sus exposiciones en momentos de interacción y participación en la temática de forma dinámica y envolvente, adecuándose a distintos públicos con diversas expectativas”. Las tres propuestas.

– Museo de calcos y esculturas comparadas (Museo Ernesto de la Cárcova) (https://museodelacarcova.una.edu.ar/)

Ubicado en la Av. España 1701 en Costanera Sur (esquina Av. Elvira Rawson de Dellepiane), abre sus puertas en vacaciones los días viernes, sábado y domingo de 11 a 18 horas. Es el museo más importante de su género en Sudamérica. Cuenta con obras que van desde la cultura sumeria hasta el Renacimiento.

Ofrece visitas guiadas grupales a la colección permanente de reproducciones en yeso de obras maestras escultóricas expuestas en museos como el Louvre de París o el Británico de Londres, por dar algunos ejemplos.

También cuenta con múltiples actividades para los más chicos, como la anunciada proyección de películas. Pondrá a disposición talleres y juegos en relación con la colección del Museo y con la muestra temporaria en actual exhibición. Además estará disponible en recepción una revista didáctica para la familia con juegos temáticos para recorrer el Museo. Las actividades no requieren inscripción.

Si el día acompaña, esta visita se puede completar con un recorrido por el joven barrio de Puerto Madero. Desde 1989 se viene rescatando  la vieja zona portuaria e integrando más de 170 hectáreas para viviendas y espacios públicos, recuperando  el río, la Reserva Ecológica y la avenida Costanera Sur, que supo ser uno de los paseos predilectos de los porteños cuando se creó el Balneario Municipal a principios del siglo 20. “Este barrio, cuyas calles rinden homenaje a mujeres destacadas de la historia argentina, pronto se transformó en un exclusivo centro residencial, gastronómico y de negocios de la ciudad”, contó Beltritti.

– Museo Nacional de la Historia del traje (https://museodeltraje.cultura.gob.ar/)

El traje es la interfaz del individuo con el mundo, un vehículo de construcción de la identidad y un modo de comunicación social. Desde esa perspectiva, pone de relieve a la moda y la vestimenta argentinas y latinoamericanas, enmarcándolas en su contexto social, cultural y político.

Ubicado en la calle Chile 832, abre de martes a domingo de 11 a 19 horas, posee visitas guiadas que se realizan sobre la base del patrimonio en exhibición del momento y se adecúan a la edad del grupo y a los temas de interés. Se realizan los días sábados y domingos a las 17 y no se requiere reserva previa.

Entre otras actividades para los chicos, este año tienen planificada para el jueves 25 la titulada “Vení a inventar tu propia moda animal”, sugerida para niños de entre 6 a 11 años. En la misma se escuchará un cuento y después los niños diseñarán moda para sus animales preferidos. Es con inscripción previa al mail: actividades.museodeltraje@gmail.com.

En la primera semana de vacaciones también posee ciclos de teatro y de cine para los más chicos. Y en la temática de los animales, hay un taller pautado de “Vistiendo Animales”, donde se mostrarán algunos animales autóctonos del país para luego crear personajes con ellos y la ropa que podrían usar.

– Museo del Humor (https://www.buenosaires.gob.ar/museos/museo-del-humor)

Ubicado en la avenida de los italianos 851, en Puerto Madero, abre de 12 a 19 horas los días lunes, miércoles, jueves y viernes (martes cerrado) y los sábados, domingos y feriados de 10 a 20. Sale $50 para los adultos, pero es gratis para los menores de 12 años, jubilados, personas con discapacidad más un acompañante.

Para las vacaciones de invierno programaron una visita especial para niños para el sábado y domingo a las 17, donde habrá un recorrido por las obras expuestas y espacio de dibujo “Realiza tu propia obra”. Los dibujos pueden ser llevados por los niños o quedar en el museo bajo el lema #soyartista.  Recomendado para chicos de 4 a 12 años.

Entre varias más, otra de las actividades destacadas es la que planificaron para los miércoles 24 y 31 (de 15 A 17 horas) es la del “Taller de historietas: un comic, una idea” es para los más grandes (de 8 a 12 años). Los chicos diseñaran historietas tras descubrir los elementos del comic presentes en la obra de Max Cachimba. Ambas actividades son gratuitas. (https://www.buenosaires.gob.ar/museos/museo-del-humor/noticias/vacaciones-de-invierno-en-el-muhu)

“Desde las actividades turísticas y recreativas, conocer  el patrimonio cultural protegido en los museos nacionales acerca a los niños a identificar la pertenencia a su comunidad y su país, cuestión que repercutirá positivamente en su vida adulta. Con certeza será una experiencia para recomendar y ampliar a otros museos”, concluyó Beltritti.