La pandemia mundial de Coronavirus cambió el mundo para siempre. En Argentina, la cuarenta obligatoria se extendió hasta el 26 de abril, pero hay nuevas actividades exceptuadas y algunas industrias que ya deben ir pensando en el “día después” del aislamiento. Lavado de manos, alcohol en gel y barbijos ya son parte de nuestra vida cotidiana, pero los comercios, oficinas, taxis/remises, consultorios y clínicas también deben extremar sus medidas de prevención para proteger a empleados y clientes. Para ellos, la empresa argentina Letreros Publicitarios lanzó la “Barrera Anti Contagio COVID-19”.

Realizada en acrílico de cristal, de fácil traslado y montaje sin requerir ningún tipo de herramienta, esta mampara funciona como barrera del virus y se puede instalar en mostradores de farmacias, ferreterías, negocios en general y bancos, cajas de supermercados o almacenes, taxis y remises, consultorios odontológicos y boxes de oficinas.

El material con el que están desarrrolladas estas barreras sanitarias, que además pueden personalizarse con el nombre de la empresa, demostró ser uno de los más eficaces para evitar la propagación del virus. Varios estudios afirman que el acrílico es uno de los materiales que brinda mayor protección y las mamparas de este material son uno de los métodos más recomendados para frenar los contagios en lugares con alta concurrencia de personas.

En tiempos de crisis no solo de salud sino también económica, la pyme argentina que lleva adelante este proyecto, busca reinventarse para subsistir. Con más de 50 años de trayectoria en el mercado de la comunicación audiovisual a través de distintos soportes, Letreros Publicitarios comenzó a desarrollar este producto para sumarse en la lucha contra el COVID-19 y buscar una manera alternativa para paliar la situación que afecta a muchas empresas nacionales que se reinventan para darle pelea a la pandemia.