UN INFORME PRIVADO ESTIMA QUE EL LITIO SE CONVERTIRÁ EN UNA FUENTE SIGNIFICATIVA DE INGRESO DE DIVISAS

La explotación del litio representa una “oportunidad relevante” y puede “colaborar con el desarrollo de una de las regiones más postergadas del país, como lo es el Noroeste argentino, al tiempo que podría significar una significativa fuente de ingreso de divisas”, destacó hoy la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).
Un informe elaborado por la Unidad de Estudios y Proyectos Especiales de la entidad empresaria resaltó que el valor del metal “se incrementó en los últimos años, fundamentalmente por ser utilizado en la confección de baterías”, por lo que el mercado respectivo “se encuentra entre los más pujantes del siglo XXI”.
“Se espera que en el futuro su demanda siga creciendo para abastecer la incipiente producción de vehículos híbridos y eléctricos”, mientras las reservas con las que cuenta Argentina “sitúan al país como un actor clave en el crecimiento de este mercado”, destacó el informe.
La CAC recuerda que el valor del litio “se ha incrementado notoriamente, debido a la creciente demanda para la confección de baterías de teléfonos celulares, computadoras portátiles, herramientas y vehículos eléctricos”.
“En los últimos quince años su valor promedio se ha casi quintuplicado, y en el transcurso de 2017 se incrementó en 22% respecto de 2016”, puntualiza el trabajo.
El metal también se utiliza como agregado en vidrios y cerámicas para hacerlos más resistentes a los cambios de temperatura, y en la industria farmacéutica para el tratamiento de síndromes depresivos.
Según el análisis de la CAC, en 2016 el país realizó ventas de litio al exterior por US$ 191 millones, lo que representó sólo el 0,3% del total exportado por la Argentina en el período.
“Sin embargo, las exportaciones en dólares crecieron 111,8% respecto de 2015, tanto por el incremento en las cantidades exportadas en 49,3%, como por el aumento de los precios”, remarcó el informe.
Durante el año pasado, constata el estudio, la Argentina fue el segundo país que más exportaciones de litio realizó a nivel mundial, detrás de Chile, y los que más demandaron el producto fueron China y Corea del Sur.
En la actualidad se encuentran en operación en la Argentina dos emprendimientos: el Salar de Olaroz en la provincia de Jujuy, y el Salar del Hombre Muerto en Catamarca, y entre ambos tienen una producción anual aproximada de 40.000 toneladas.
“Existen a su vez numerosos proyectos en fases de desarrollo y exploración, y el Ministerio de Energía y Minería estima que, de concretase, podrían triplicar la producción actual y significarían inversiones por US$ 1.500 millones y exportaciones anuales por US$ 800 millones”, agrega el informe.
Los recursos de litio en la Argentina, añade, significan el 17% del total de recursos a nivel mundial, los cuales se estiman en 218 millones de toneladas.
En tanto, las reservas locales -aquellos recursos que se encuentran actualmente en condiciones de explotación comercial- alcanzan las siete millones de toneladas, lo que equivale al 9% del total mundial.
Según la CAC, la explotación de litio, tanto a nivel nacional como mundial, es aún de pequeñas dimensiones, pero “dado el rápido avance de la producción de autos eléctricos, la demanda de litio podría incrementarse exponencialmente en un futuro no muy lejano, ya que las baterías de los vehículos eléctricos requerirían aproximadamente 2.000 veces el litio que requiere un teléfono celular”.