UN ESTUDIANTE DE BAHÍA BLANCA CREÓ UN SISTEMA CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL PARA DETERMINAR LA CALIDAD DEL TRIGO

27
Un estudiante de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Sur (UNS), de Bahía Blanca, creó un sistema con inteligencia artificial -que puede usarse desde celulares, tablets y computadoras- para simplificar el proceso de la selección y tipificación de los granos del trigo.
Se trata de César Riat, quien con su proyecto denominado “Camwheat” (Cámara de trigo) obtuvo el segundo premio en el Hackatón Agro, una competencia con alcance nacional que se llevó a cabo el último fin de semana en la ciudad de Rosario, y se llevó un premio de 50.000 pesos para continuar su iniciativa.
“Desarrollé una tecnología que es una API, que es como un software que anda en la nube y que permite que ya sea en una página web o software con inteligencia artifical pueda hacer los mismo que hace un perito de cereales”, explicó a Télam el joven de 30 años, Ingeniero de Alimentos de la UNS y a punto de recibirse de Ingeniero Químico.
Si bien su desarrollo está en fase de prototipo, ya se encuentra funcionando, afirmó Riat, y explicó: “En el proceso de granos hoy por hoy un productor de trigo tiene que llevar una muestra a la Cámara de Cereales y en función de parámetros visuales evalúan la calidad del trigo, que lo hace un perito en cereales de manera artesanal”.
“El perito de cereales lo que hace es determinar la calidad, en este caso del trigo, con distintos parámetros en los cuáles se sabrá el precio. Y lo que yo hice fue sacarles fotos a los granos, usar un software con el cual puede determinar la calidad, un proceso que en la actualidad demanda lleva cinco días, y el programa que diseñé lo hace en segundos”, detalló.
El ingeniero comentó que en la actualidad “el productor de trigo envía una muestra a la Cámara Arbitral de Cereales para que evalúe y fije los precios en función de la calidad que será lo que pagará la industria”.
“Ellos (la Cámara) cuentan con una tabla en la que figura que los granos de trigo están con carbón, panza blanca, quebrado, picado o dañado, como pruebas de PH, entre otros, donde se dependerá la calidad y a partir de eso se determinará el precio del grano de trigo”, describió.
Según Riat, “la API puede ser copiada y pegada en un link, en un software o aplicación, o en página web, que tuve suerte de mostrarla en la competencia llevada a cabo en Rosario”.
“Propuse la tecnología API que utiliza inteligencia artificial con reconocimiento de imágenes, donde se le saca una foto a un grupo de granos o a un grano donde, tras evaluarlo, en pocos segundos determina qué tipo es”, explicó, e indicó que además, “si se prueba con una impureza o con un grano de girasol, el sistema determinará que no corresponde”.
Además dijo que en la competencia “en la que creó la tecnología en menos de 48 horas utilizó 60 imágenes y que para un trabajo serio y comercial se necesitarán unas 4.000 fotos”.
En la competencia de Rosario, el ingeniero oriundo de Punta Alta obtuvo el segundo lugar, y consideró que ese encuentro -en el que los participantes se juntaron durante dos días en una especie de maratón de programación- “es la meca de innovación de ciencia y tecnología vinculada al agro”.
El Hackatón Agro fue una iniciativa conjunta entre el Ministerio de Modernización, Ministerio de Agroindustria, Ministerio de Producción y Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación; con el apoyo de la Bolsa de Comercio y el Club de Emprendedores de Rosario, y el Santalab, laboratorio de innovación de la provincia de Santa Fe.
El próximo 20 de octubre, Riat recibirá en Bahía Blanca una distinción por su labor a la comunidad en la categoría Ciencia y Tecnología como joven sobresaliente de la provincia de Buenos Aires, otorgado por la Cámara Junior Internacional de Jovenes (JCI) por su trayectoria.
Tras la competencia, el ingeniero de alimentos mantuvo contactos con empresarias del sector y organismos públicos para poder implementar el proyecto que obtuvo el segundo premio en la competencia en Rosario.