El CEO de Twitter, Jack Dorsey, anunció que a partir del 22 de noviembre próximo no se podrá hacer publicidad política o de iniciativas vinculadas a temas políticos en la red social en todo el mundo, una decisión que argumentó porque “el alcance de un mensaje político debe ganarse, no comprarse”.


“Un mensaje política gana alcance cuando la gente decide seguir una cuenta o dar retuit. Pagar por ese alcance elimina esa decisión, forzando mensajes políticos altamente optimizados y targueteados para el público. Creemos que esta decisión no debe quedar comprometida por el dinero”, explicó Dorsey desde su cuenta de Twitter (@jack).

(Fuente: Télam)