El cuerpo del 41º presidente de Estados Unidos, George Herbert Walker Bush, yace en capilla ardiente en el Capitolio en Washington a la que acudió Donald Trump fugazmente el lunes por la noche, en el inicio de cuatro días de honras fúnebres.

En una breve visita al Capitolio, el presidente Trump, acompañado de la primera dama, Melania Trump, rindió homenaje a Bush, fallecido el viernes a los 94 años en su casa de Houston, de manera “muy apacible y pacífica”, según su amigo y consejero de toda la vida, James Baker.

Bush, quien antes de ocupar la Casa Blanca entre 1989 y 1993, fue un condecorado piloto de caza de la Segunda Guerra Mundial, exjefe de la Agencia Central de Inteligencia CIA y vicepresidente de Ronald Reagan antes de llegar a la Casa Blanca.

El padre del también expresidente estadounidense George W. Bush será enterrado el jueves en Texas luego de una serie de tributos.

(Fuente: NA)