TRUMP SE JUEGA UNA BANCA CLAVE EN EL CONGRESO CON UN CANDIDATO DENUNCIADO POR ABUSO

54

Los habitantes del sureño estado de Alabama eligirán mañana a uno de sus dos senadores en un comicio crucial para la Casa Blanca y para la ajustada mayoría que tiene el oficialismo en la cámara alta, una puja en la que el presidente Donald Trump y gran parte de su partido apoyan a un candidato denunciado por corromper a varias menores.
“Este país no puede darse el lujo de perder una banca. No podemos permitirnos tener un demócrata liberal que sea un títere de Nancy Pelosi y Chuck Schumer”, los dos líderes de la oposición en el Congreso en Washington, advirtió hace sólo unos días Trump durante un acto en la ciudad de Pensacola, en el norte de Florida.
“Salgan y voten por Roy Moore”, sentenció el mandatario en un estadio de la ciudad fronteriza con Alabama.
Las elecciones legislativas de medio término recién serán en noviembre del año que viene en Estados Unidos; sin embargo, Alabama debe elegir mañana en un comicio especial a uno de sus senadores federales, la banca que el actual fiscal general del país, Jeff Sessions, dejó vacante a principio de año cuando Trump lo nominó para ser parte de su gabinete.
En un principio parecía una elección cantada a favor de los republicanos en un estado tradicionalmente conservador y republicano.
El candidato del oficialismo, Roy Moore, es un ex presidente de la Corte Suprema local de 70 años y una figura muy popular entre el establishment conservador de ese estado sureño; mientras que los demócratas eligieron para competirle a Doug Jones, un ex fiscal general del estado y defensor de derechos humanos de 63 años que se hizo conocido en todo el país hace 15 años, cuando logró condenar a dos miembros del Ku Klux Klan por el incendio de una iglesia en 1963, en el que murieron cuatro niñas negras.
No sorprendió a nadie que ni bien comenzara la campaña los sondeos ubicaran a Moore como el favorito indiscutido, al menos hasta que el diario The Washington Post interrumpió con una denuncia que hizo tambalear el futuro del veterano republicano.
El mes pasado el diario publicó la denuncia de Leigh Corfman, una mujer de 53 años que contó que cuando tenía 14 Moore, por entonces un fiscal de 32 años, se acercó a ella en un edificio de tribunales y le pidió su teléfono.
Más tarde salieron y en una ocasión, denunció Corfman, le sacó la ropa, tocó todo su cuerpo e hizo que ella le tocara los genitales.
A las palabras de Corfman le siguieron las de otras mujeres que acusaron al entonces funcionario por abusos, ataques y acoso sexual. La mayoría tenía entre 16 y 18 años y ninguna superaba los 30.
Cuando intentó defenderse en el programa de radio de Sean Hannity, una de las estrellas de Fox News, Moore aseguró que “en general no” salió con chicas de 17 o menores y destacó que nunca “salió con ninguna chica sin el permiso de su madre”.
Pero las negativas de Moore no frenaron la catarata de denuncias. Otras dos mujeres hicieron públicas sus historias.
Una contó que el candidato republicano le dio un beso a la fuerza cuando tenía 18 años y otra que le agarró la cola en el estudio de abogados en el que trabajaba cuando tenía 28.
La serie de acusaciones erosionaron la imagen de Moore, le restaron muchos puntos en las encuestas y achicaron su ventaja hasta entrar dentro del margen de error de las encuestas, pero nunca dejó de estar primero.
Según un promedio de los últimos sondeos publicado hoy por la página web especializada Real Clear Politics, el ex presidente de la Corte Suprema de Alabama mantiene un 48,1% de intención de voto frente a un 45,9% de su rival demócrata.
Tras la denuncia publicada por el Post, parte de la cúpula republicana intentó romper con Moore y hasta se analizó la posibilidad de lanzar a un nuevo candidato del partido.
Trump, quien también fue denunciado por abuso y acoso sexual, escuchó las opciones y las diferentes estrategias, pero finalmente se definió por el pragmatismo político y por mantener como sea la mayoría de dos bancas en el Senado federal.
“La negativa de los demócratas a dar siquiera un voto a nuestra masiva reducción de impuestos es por lo que necesitamos al republicano Roy Moore para ganar Alabama”, escribió Trump en Twitter a principio de mes, cuando luchaba por conseguir la aprobación de su reforma impositiva en el Congreso.
“Necesitamos este voto para frenar el crimen, la inmigración ilegal, muro fronterizo, ejército, pro-vida, veteranos, jueces segunda enmienda y más”, agregó el mandatario.