TRUMP “NO DESCARTA” CONVERSACIONES DIRECTAS CON COREA DEL NORTE POR LA CRISIS NUCLEAR

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, John J. Sullivan, afirmó hoy que la Casa Blanca “no descarta” la posibilidad de dialogar de forma directa con Corea del Norte, pese al actual contexto de tensión entre ambas partes por los ensayos nucleares y misilísticos de Pyongyang, que derivaron en sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Durante su visita a Tokio, el funcionario estadounidense abogó hoy por la vía diplomática para resolver la crisis en la región, tras reunirse con su homólogo nipón durante la segunda jornada de su viaje a Japón, dentro de una gira asiática centrada en la cuestión norcoreana.

“Aunque estamos centrados en elevar la presión (sobre Corea del Norte), no descartamos la posibilidad de emprender conversaciones directas”, afirmó Sullivan después de su encuentro con el viceministro japonés de Exteriores, Shinsuke Sugiyama, en declaraciones recogidas por la cadena estatal NHK.

“Nuestro énfasis está puesto en la diplomacia para resolver este problema. No obstante, debemos estar preparados para lo peor junto a nuestros aliados Japón y Corea del Sur, entre otros, en caso de que falle la diplomacia”, añadió Sullivan.

Estas declaraciones reafirman la reciente apuesta por el diálogo de la administración republicana antes de la gira asiática del presidente Donald Trump el mes próximo, después del cruce de amenazas belicistas entre Washington y Pyongyang que elevó la tensión hasta niveles inéditos el mes pasado.

Trump, que visitará Corea del Sur, Japón y China, asegura que sigue persiguiendo la solución diplomática antes de optar por la vía militar, tal y como afirmó el fin de semana su secretario de Estado, Rex Tillerson, en una entrevista televisada.

Tillerson dijo a la CNN que los “esfuerzos diplomáticos” norteamericanos “continuarán hasta que caiga la primera bomba”.

Por su parte, China insiste en la necesidad de negociaciones directas entre Washington y el gobierno que lidera Kim Jong-un para resolver la situación, aunque tanto Estados Unidos como su aliado Japón rechazaron la vía diplomática a menos que Pyongyang renuncie al desarrollo de misiles balísticos y de bombas nucleares.

No obstante, en paralelo con su disposición al diálogo, Washington incrementó en los últimos días el despliegue de activos estratégicos en torno a la península coreana para intimidar a Pyongyang, lo que incluye el comienzo de maniobras navales conjuntas de alto perfil con Seúl.

Corea del Norte, por su parte, advirtió ayer a través de su embajador adjunto ante la ONU, Kim In Ryong, sobre la posibilidad de que la tensión en Corea derive en “una guerra nuclear en cualquier momento”.

La situación en Corea del Norte “ha alcanzado un punto muy arriesgado y una guerra nuclear podría estallar en cualquier momento”, dijo Kim In Ryong ante la Comisión de Desarme de la ONU.

El diplomático aseguró además que “ningún otro país del mundo ha tenido que aguantar durante tanto tiempo una amenaza nuclear tan extrema y directa de Estados Unidos”, al plantear la postura norcoreana en favor de los esfuerzos de las Naciones Unidas por el desarme nuclear en el mundo. Sin embargo, dijo que dada la actual amenaza de Estados Unidos, su país no puede firmar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Las palabras del embajador se dieron 48 horas después de que el pasado viernes Pyongyang amenazara con atacar la isla de Guam, en la que está emplazada una de las mayores bases de EEUU del Pacífico.