TRUMP DEFENDIÓ SUS DICHOS SOBRE CHARLOTTESVILLE Y ATACÓ A LOS MEDIOS

16

El presidente de EEUU, Donald Trump, cargó nuevamente contra los medios de comunicación, a los que acusó de manipular sus comentarios sobre la violencia racista ocurridos en Charlottesville, en un provocador discurso anoche ante miles de sus seguidores más acérrimos, en el que vaticinó el fin del NAFTA, y aclaró que considera otorgar el indulto a un sheriff emblema del racismo.
Tras unos días de contención, y en medio de un escenario favorable, el presidente reapareció en el Centro de Convenciones de Phoenix, en Arizona, donde habló de todo, pero se detuvo en los hechos del 12 de agosto en Charlottesville, que le generaron numerosas críticas de líderes de su propio partido y el rechazo del mundo de los negocios, e incluso renuncias en sus consejos asesores de empresarios, que se vio obligado a disolver.
“Lo que pasó en Charlottesville golpea al corazón de Estados Unidos”, dijo antes de sacar del bolsillo unos apuntes en los que tenía recopiladas varias de sus declaraciones al respecto, con los que trató de convencer a los asistentes de que condenó los hechos desde principio.
“Les di a los neonazis. Les di con todo. Cité a los supremacistas blancos, a los neonazis. Los cité a todos, veamos. El Ku Klux Klan, tenemos al Ku Klux Klan”, recordó Trump, que acusó a los medios de comunicación de ignorar estas condenas y de citar comentarios selectivos para hacerle quedar mal y ahondar en la división del país.
Gran parte de sus palabras tuvieron como trasfondo los hechos de Charlottesville, donde un neonazi mató a una mujer al arrollar con su vehículo una manifestación antifascista que protestaba por la presencia en la ciudad de ultraderechistas que rechazaban la decisión del alcalde de retirar una estatua de la Confederación.
Trump no aludió a sus comentarios más polémicos, los que desataron la ola de críticas, en los que acusó por igual a “los dos bandos” -antifascistas y neonazis- de la violencia que terminó con el asesinato de la mujer, recordó la agencia de noticias EFE.
Horas después de las palabras de Trump, el ex director de Inteligencia Nacional, James Clapper, calificó su discurso como “francamente aterrador y perturbador”, y puso en duda que el multimillonario esté capacitado para dirigir la Casa Blanca.
Clapper criticó hoy con dureza las palabras del mandatario durante una intervención en la cadena CNN y dijo que, tras trabajar para cada presidente “desde (e incluyendo a) John F. Kennedy hasta Obama, no sé si he escuchado y visto algo como esto viniendo de un presidente que sea más inquietante”.
Al ser cuestionado sobre las aptitudes de Trump para el cargo, respondió: “Realmente cuestiono su aptitud para estar en esta oficina”.
Clapper dijo que Trump debería haber “parado” de hablar tras su discurso sobre la nueva estrategia estadounidense en Afganistán del lunes por la noche, cuando se mostró mucho más presidencial y midió sus palabras.
Además de Charlottesville, Trump hizo referencia al muro y la frontera con México y amenazó con un “cierre de gobierno” si el Congreso no aprueba los fondos para construir la polémica muralla. “Créanme, si cerramos el Gobierno, vamos a construir ese muro”, aseveró.
Empujado por el fervor de su público más cercano, también vaticinó el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), cuyas renegociaciones apenas empezaron la semana pasada.
“Debo ser honesto, personalmente no creo que podamos alcanzar un acuerdo, porque se han aprovechado de nosotros de mala manera. Ellos han hecho grandes negocios, los dos países pero especialmente México, no creo que podamos alcanzar un acuerdo”, dijo Trump.
“Creo -continuó- que probablemente terminaremos con el NAFTA en algún momento”, insistió.
Luego adelantó que piensa otorgar un indulto al sheriff Joe Arpaio, emblema del racismo contra los inmigrantes en Arizona, condenado por desacato el pasado mes de julio por una jueza federal tras negarse a cumplir una sentencia en la que otro juez lo obligaba a dejar de detener personas por el color de su piel para ver si son inmigrantes irregulares.
“¿A quién le gusta el sheriff Joe aquí?”, preguntó ante el enfervorizado público que aplaudía una tras otra sus intervenciones, para concluir que al sheriff “lo condenaron por hacer su trabajo. Pero creo que le va a ir bien. No lo puedo decir esta noche porque no quiero crear polémica”.
Entre los organismos de defensa de los inmigrantes el rechazo a Arpaio es unánime y un eventual indulto sería un insulto mayúsculo.