TRAS ATAQUE A LA ASAMBLEA NACIONAL DE VENEZUELA, LOS DIPUTADOS APROBARON REFERENDO SOBRE LA CONSTITUYENTE

16

Simpatizantes del gobierno venezolano, vestidos de rojo y armados con palos y pirotecnia, irrumpieron hoy por la fuerza en la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, y lastimaron a al menos 13 personas, en medio de una convulsionada sesión en la que los legisladores aprobaron el llamado a un plebiscito sobre la Asamblea Constituyente, rechazado por el presidente Nicolás Maduro.
La invasión del recinto legislativo en Caracas, otro episodio de la crisis política y social que vive Venezuela, fue precedida del lanzamiento de petardos hacia los jardines de la AN, luego de que terminara una sesión solemne por los 206 años de la independencia venezolana, en la que solo participaron los diputados de la mayoría opositora, informó la agencia de noticias EFE.
Al salir del hemiciclo, legisladores fueron abordados en los jardines de la sede por encapuchados y personas con camperas y camisas rojas, algunas de ellas armadas, mientras gritaban consignas en defensa de Maduro y a favor de la Asamblea Nacional Constituyente, según testimonios citados por EFE.
Varios periodistas, diputados y trabajadores que se encontraban en las áreas de los jardines y pasillos externos fueron golpeados y robados, mientras que otros asistentes lograron esconderse en algunos y mantenerse a salvo pese a los intentos de derribar las puertas.
No obstante, según reportó la agencia DPA, fueron diputados quienes decidieron salir a enfrentar a los agresores cuando supieron que habían ingresado a los jardines del edificio.
“Salimos a defender el Palacio Legislativo, nuestro sitio de trabajo”, argumentó el diputado Richard Blanco con la camisa rota.
El presidente de la AN, el opositor Julio Borges, informó de cinco diputados heridos, Juan José Molina, Armando Armas, Américo de Grazia -quien registró las heridas más graves-, Richard Blanco y Juan Guaidó, además de otros siete trabajadores del Parlamento agredidos.
Asimismo, la AN denunció agresiones a los diputados Luis Carlos Padilla, Leonardo Regnault y Nora Bracho. Todos los lesionados fueron trasladados en ambulancias a centros de salud.
Si bien los manifestantes fueron desalojados del lugar por los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), responsables de la seguridad del recinto, las entradas y salidas del Palacio permanecieron tomadas por los oficialistas durante horas, quienes imitaron la técnica de protesta conocida como “trancón” (piquete) utilizada por la oposición en las calles de Caracas.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó el asalto a la Asamblea Nacional y responsabilizó al Gobierno de Maduro por el violento incidente.
“El régimen eligió nuevamente el camino de la violencia para silenciar a la disidencia política con un ataque premeditado sobre la institución que es el símbolo de la representación popular: la Asamblea Nacional”, indicó Almagro en un comunicado distribuido por la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, reportó DPA.
Por su parte, Maduro, que cuando ocurrió el incidente participaba de un desfile militar con motivo del Día de la Independencia en otro punto de la ciudad, condenó los hechos de violencia y ordenó investigarlos, según reprodujo la agencia ANSA.
“Han ocurrido unos hechos extraños en la Asamblea. Siempre extraños donde está la oposición. Unos hechos de riñas y violencia. Yo condeno esos hechos, no seré cómplice de esos hechos y he ordenado la investigación para que se haga Justicia. No acepto violencia de nadie, que se investigue y se diga la verdad”, alegó.
El Ministerio Público (MP) anunció la apertura de una investigación sobre el “ataque” al Congreso, al tiempo que el defensor público, Tarek William Saab, exigió que se aclaren los hechos.
No obstante, los opositores responsabilizaron al mandatario y a los agentes de la GNB de permitir el asalto de grupos llamados “colectivos” que dicen defender al gobierno.
“Todo esto se produjo ante la mirada impasible de la Guardia Nacional, estos son hechos sumamente graves y lo más grave” es que Maduro dijo “en una muestra inaudita de ese cinismo descarado que lo caracteriza que para él estos hechos resultaban muy extraños”, afirmó el diputado Henry Ramos Allup.
El opositor aseguró que decenas de personas identificadas con la llamada revolución bolivariana atacaron la Cámara con piedras y explosivos “de alta resonancia” y afirmó que en el lugar “hubo disparos por arma de fuego”, por lo que “hay impactos de bala en muchas de las paredes y vidrios rotos”.
El jefe de la comisión de Política Exterior de la Asamblea, Luis Florido, aseguró que los asaltantes “venían a asesinar diputados” y cuestionó que el rol de la GNB durante el ataque.
“Es esa misma Guardia Nacional que nos reprime cuando marchamos en las manifestaciones, hoy desapareció para que el recinto fuera violado”, señaló.
La AN aprobó en una sesión plenaria la convocatoria a un referendo el 16 de julio para preguntar a los venezolanos si aceptan o rechazan la Constituyente de Maduro, además de si quieren adelantar los comicios presidenciales previstos para fines de 2018, entre otras cuestiones, según informó la agencia Reuters.
Sin embargo, Maduro tachó ayer de inconstitucional cualquier consulta popular impulsada al margen del Poder Electoral y leyó varias disposiciones de la ley para concluir que el Consejo Nacional Electoral (CNE) es “el único poder que puede organizar” cualquier proceso de votaciones.
En medio de este convulsionado panorama, el policía y piloto venezolano Óscar Pérez, quien robó un helicóptero y atacó sedes oficiales la semana pasada en Caracas, reapareció esta madrugada en un nuevo video difundido en Internet y prometió seguir luchando por “la liberación” de su país.
“Nuevamente nos encontramos en Caracas listos y dispuestos para continuar con nuestra lucha férrea por la liberación de nuestra patria”, dijo Pérez, vistiendo uniforme militar, gorro de lana y delante de un fusil y una bandera de Venezuela.
Desde el 1 de abril, Venezuela vive una ola de manifestaciones a favor y en contra del gobierno, que ya han dejado un saldo de 90 muertos y miles de heridos y detenidos, según el MP.