TECNÓLOGOS ARGENTINOS PREMIADOS EN EL MUNDO NO CUENTAN CON RECURSOS PARA MOSTRAR SUS DESARROLLOS

39

El equipo argentino Lemon Py, uno de los ganadores de la competencia internacional “NASA Space Apps Challenge”, y el estudiante entrerriano Alejandro Poós, creador de un sensor óptico electrónico que mide la contaminación ambiental, necesitan recursos para afrontar los gastos de traslado y alojamiento a Estados Unidos y México, respectivamente, donde fueron invitados para mostrar sus innovadores desarrollos.
“La NASA no se hace cargo de los gastos de traslado y alojamiento. Actualmente estamos hablando con algunos sectores de la administración pública y empresas privadas para costear los gastos pero, por el momento, ninguna nos ha confirmado”, explicó a Télam Carlos Frías, quien integra el equipo Lemon Py junto con Cezar Henrique Azevedo de Faveri, Franco Bellomo y Octavio Gianatiempo.
Los cuatro jóvenes se conocieron en abril último, cuando la agencia espacial estadounidense auspició la hackatón en la que crearon una herramienta que usa datos satelitales para identificar los períodos de floración de los plátanos y determinar el patrón de dispersión de polen y partículas volátiles, con la finalidad de diseñar “rutas seguras” para personas alérgicas.
Su proyecto ganó en la categoría “Best Use of Data” (Mejor Uso de Data), por lo que fueron invitados a representar al país en un lanzamiento espacial previsto para el 3 de agosto desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida. Pero no cuentan con los recursos económicos para viajar.
Frías contó a Télam que todas las personas pueden ayudar al equipo difundiendo su cuenta de de Twitter @Lemon4Py o sitio web https://lemon-py.github.io/.
“No queremos que los sponsor nos den plata únicamente, sino que nosotros ofrecemos varias contraprestaciones”, aclaró.
En esta línea, contó que el equipo ofrecerá a los auspiciantes colocar sus logos en el sitio web y en el blog de Lemon Py, así como mencionarlos en sus redes sociales.
“Los datos son el centro de muchas empresas y proyectos como el nuestro. Nosotros somos futuros científicos de datos”, explicó Frías, por lo cual ofrecerán a quienes los apoyen económicamente servicios de adquisición, limpieza y visualización de datos.
“Somos un equipo que se generó en 48 horas, sin conocernos anteriormente. Sin embargo, logramos llegar hasta acá superando diversos obstáculos en poco tiempo, y creemos que vamos a lograr mucho más”, remarcó Frías en nombre de su equipo, por lo cual convocan a los interesados a que se contacten con ellos, cuyo mail grupal es lemon4py@gmail.com.
Por otra parte, Alejandro Poós, estudiante entrerriano de 16 años, creó un sensor óptico electrónico que mide la contaminación ambiental y, tras ser distinguido en ferias provinciales, participará de una importante feria de ciencias internacional donde promoverá su proyecto.
Se trata de la Feria Continental de Ciencias Infomatrix 2018 a realizarse en la ciudad de Guadalajara, Jalisco (México) en marzo del próximo año.
Allí presentará su innovador desarrollo denominado “Sharp Uno”, que busca ser una herramienta accesible en términos económicos y de disponibilidad técnica permanente para contribuir a que el Estado haga frente a la contaminación.
En diálogo con Télam, el estudiante precisó que necesita un importe estimativo de 97.000 pesos para dos pasajes aéreos (para él y su tutora), distribuidos en 74.000 pesos de pasajes -37.000 pesos cada uno- y 15.000 para la estadía, además de 8.000 pesos para la inversión en el dispositivo.
“La Secretaría de Ambiente de nuestra provincia posee un dispositivo para tal fin, pero su costo, al igual que los restantes que se encuentran en el mercado, superan los 2.000 (dólares, a los cuales hay que sumarle los cargos y los impuestos de aduana)”, señala la carta que el estudiante y su escuela envían a posibles interesados en ayudarlos.
Por eso, subrayó que su dispositivo busca mediante costos accesibles, cubrir una demanda de los municipios de contar con un sistema de medición de la densidad del aire que permita monitorear de manera permanente el estado de la calidad del mismo y emprender acciones funcionales.
Poós es estudiante de cuarto año de la orientación Electromecánica de la escuela provincial de Nivel Medio y Superior Técnica Nº 35 “General Don José de San Martín”, y realizó su proyecto con apoyo tutorial de Valeria Viola.