Invitada por la Distribuidora Ley Seca, firma que los representa en la Argentina, y con la presencia estelar de Clovis Taittinger, Director, heredero y su actual Deputy Manager, Taittinger, la prestigiosa casa productora de Champagne, presentó sus sofisticadas etiquetas, las que ya se pueden disfrutar en todo el país.

Nacida en Francia, en los alrededores de la ciudad de Reims, la sede de Taittinger se encuentra en la Butte Saint-Nicaise, un sitio con más de dieciocho siglos de historia. Su antigua cava que se desarrolla 18 metros bajo tierra permite que cada burbuja vaya madurando en un mundo silencioso, creado en la época galo-romana, donde en el siglo XIII los monjes ya habían comenzado su trabajo.
Bautizadas “Les St-Rémy”, “Le Plat des Coutures”, “L’Impériale”, “Les Rouges Fosses” y “Les Beaux Regards”, Taittinger cuenta con parcelas adquiridas a lo largo de los años que ya se han convertido en parte del patrimonio y la historia de la Casa, cubriendo más de 288 hectáreas. Hoy en día, los viñedos de Taittinger se reparten en 37 crus diferentes, que se encuentran entre los mejores de la denominación y se plantan con una proporción particularmente alta de Chardonnay. La base del viñedo cubre aproximadamente el 50% de sus necesidades, las que se complementan comprando uvas y vinos base cuidadosamente seleccionados de productores independientes y varias cooperativas, con las que Taittinger trabaja a largo plazo.


La experiencia del viticultor es acompañada por los talentos del maestro de bodega y el secreto de la mezcla, el más puro “savoir faire” que se expresa en un champagne de lujo, único en su tipo. Ambos deben combinar el potencial de cada parcela y de los vinos base que con sus uvas se elaboran para expresar el estilo de la Casa, según lo define Pierre-Emmanuel Taittinger y el comité de degustación. Entonces es solo cuestión de tiempo y paciencia.

L’Instant Taittinger 

Los instantes, o momentos, por definición son muy cortos. Es por eso que pueden ser tan especiales y estimulantes. Imaginen el momento en que se toma la decisión de comenzar la cosecha o cuando el comité de degustación emite su veredicto sobre un vino. Cuando el maestro de la bodega decide que un vino ha madurado lo suficiente como para ser sacado de la bodega. El instante en que un consumidor abre una botella esperando que esté a la altura de su promesa. Y el instante en que una copa de Taittinger conecta con sus labios para experimentar su magia. El instante en que te das cuenta de que se necesita un equipo de personas para crear estos momentos de alegría que hacen que la vida sea hermosa, desde Reims a Nueva York, desde Berlín a Pekín. Todos estos momentos especiales son “L’Instant Taittinger”.

LES CHAMPAGNES:
TAITTINGER BRUT RÉSERVE

“Taittinger Brut Reserva es el champagne de todos los momentos. Vino y símbolo festivo, es el acompañante privilegiado de la felicidad y participa en los momentos hermosos de la vida”.

“En Taittinger decimos que el honor de una casa radica en la calidad de su champaña no vintage. Es por esta razón que Taittinger hace un Brut Réserve cada año cuya calidad ofrece una consistencia absoluta, y que es reconocida en todo el mundo” afirma Clovis Taittinger.


Está compuesto por un 40% de Chardonnay y un 60% de Pinot Noir y Pinot Meunier, que proceden de más de 35 viñedos diferentes y de varias vendimias perfectamente llevadas a maduración.

Única entre los grandes champañas sin añada, así como una crianza mínima de tres años en bodega, donde alcanza su plena madurez aromática, hacen de Taittinger Brut Réserve un champagne muy equilibrado, cuya calidad, de una constancia absoluta, es reconocida en el mundo entero.


El Champagne Taittinger se siente honrado de concebir así un Brut sin añada excepcional.


La capa es brillante, de color amarillo pajizo dorado. Las burbujas son finas. La espuma es discreta y persistente. La nariz, muy expresiva y abierta, es a la vez afrutada y abriochada. Despide aromas de melocotón, de flores blancas (espino blanco, acacia) y de vaina de vainilla. La entrada en boca es viva, fresca, armoniosa. Se expresan luego delicadamente sabores de frutas y de miel. Brut Réserve que adquiere toda su madurez en el transcurso de los tres a cuatro años de crianza en bodega, dispone de un potencial aromático desarrollado.
Precio sugerido: $ 4.140

TAITTINGER PRESTIGE ROSÉ

“Taittinger Prestige Rosé se presta a degustaciones tanto al inicio como al final de una velada. Deliciosamente perfumado para un aperitivo, puede maridarse perfectamente con sutileza a un postre compuesto de frutas (tarta, ensalada, gratén de frutos rojos)”.


Se destaca inmediatamente por su capa de color tornasolado e intenso cuyo secreto radica en su elaboración: un rosado de ensamblaje, de una realización más exigente y onerosa. En efecto, el 15% de vino tinto tranquilo, procedente de los mejores Pinot Noirs de la Montaña de Reims y de los Riceys, añadido al ensamblaje final, es el que confiere a esta cosecha su incomparable color además de su vibrante intensidad en boca. La fuerte proporción de Chardonnay (30%) que completa el ensamblaje, aporta la elegancia y la delicadeza que caracterizan la firma de los champagnes Taittinger. La capa, intensa y brillante, es de color rosa vivo. Las burbujas son finas. La espuma es persistente. La nariz es amplia y expresiva y a la vez fresca y joven. Desprende aromas de frutos rojos (frambuesas salvajes recién trituradas, cereza, grosella negra). En boca se desvela un sutil equilibrio entre aterciopelado y cuerpo. Los sabores recuerdan frutos rojos frescos y crujientes. Cuatro palabras aparecen en el paladar: vivo, afrutado, fresco, fogoso como sólo puede permitirlo un rosado de ensamblaje.
Precio sugerido: $ 5.250

 TAITTINGER COMTES DE CHAMPAGNE BLANC DE BLANCS 2006

“Perfecto para una celebración excepcional, este champagne se marida también idealmente con un entrante a base de mariscos, crustáceos finos o pescado”
“Nunca produciremos grandes cantidades de Champagne Comtes porque los estándares técnicos que elegimos mantener para hacer un vino excepcional son casi únicos en Champagne. Una combinación triunfal de poder y elegancia, Champagne Comtes muestra una eterna juventud que proviene de los mejores Chardonnays de la región. Los conocedores de todo el mundo podrán apreciarlo.” Pierre-Emmanuel Taittinger, Presidente de Taittinger Champagne.


Elaborado en las bodegas de la antigua abadía de San-Nicasio en Reims (siglo XVIII), Taittinger Comtes de Champagne Blanc de Blancs disfruta hasta su apogeo de una sucesión de atentos cuidados, y sólo se elabora en los años que reúnen las condiciones excepcionales que conforman toda su rareza. La cosecha Comtes de Champagne Blanc de Blancs está elaborada al 100% a partir de Chardonnays de los más grandes viñedos de las prestigiosa Côte des Blancs. Sólo se produce cuando la vendimia resulta ser de una excepcional calidad y digna de merecer una añada. Tan sólo se utiliza el vino de primer prensado – la Cuvée – aval absoluto de finura.  El 5% de los vinos que entran en su composición han envejecido 4 meses en barricas de roble nuevas (un tercio de las cuales se renueva cada año), lo que realza las cualidades intrínsecas del ensamblaje final. Sólo después de una lenta y paciente crianza de varios años en las Crayères de Saint-Nicaise, esta cosecha especial ve la luz.


La capa es de color amarillo muy pálido. Las burbujas, finas y ligeras, se elevan regularmente para formar un delicado cordón de espuma. La nariz se abre a un afrutado fresco y fino tipo mandarina. Aparece luego la madurez con caracteres de fruta madura y de repostería con pasas y frutas confitadas. En boca, el ataque es muy vivo y suave a la vez. El medio de boca es flexible, carnoso, rico con sabores de pomelo. El final es siempre fino y muy alargado con un toque especiado que recuerda el palo de regaliz. El Comtes de Champagne Blanc de Blancs 2006 es un champagne que reúne madurez y finura. Su potencial aromático ya se aprecia en su apertura y deja entrever un potencial de guarda interesante.
Precio sugerido: $ 13.230

LA HISTORIA DE TAITTINGER

Cuando Pierre-Emmanuel Taittinger compró la casa del champán del mismo nombre en 2006, probablemente recordaba a su tío, Michel, quien murió a la edad de 20 años en junio de 1940, luchando para defender un puente contra un ataque enemigo. Pierre-Emmanuel ha mantenido sus valores ejemplares y su espíritu de conquista y ahora trabaja en compañía con sus hijos, Vitalie y Clovis. Graduado en la escuela de administración de Reims ESC y en la escuela de negocios de CPA en París, Pierre-Emmanuel Taittinger se unió al equipo de ventas de la Maison en 1976 y se convirtió en Gerente de Ventas para Francia, Director Ejecutivo Adjunto y luego Director Ejecutivo.


Pierre-Emmanuel Taittinger también es presidente de Domaine Carneros en California.


Clovis, el único hijo de Pierre-Emmanuel, se unió su padre en Taittinger Champagne en 2007, se convirtió en parte del proyecto familiar y dirige el departamento de exportaciones desde 2011. Viajando por los 140 mercados en los que Taittinger está presente, contribuye al desarrollo de la reputación internacional de la marca.
Su pasión y espíritu dinámico lo convierten en un brillante embajador de la familia Champagne House. Clovis tiene un título en historia y es egresado de la escuela de negocios EDHEC.


Vitalie se unió a Champagne Taittinger cuando su padre compró la compañía, y ahora es su directora artística. Ella se inspira en ella. Trabaja desde la amplia variedad de experiencias y encuentros que disfruta mientras viaja por la región de Champagne y por todo el mundo. Una fuente de talento creativo para campañas publicitarias y una embajadora de Taittinger, es una apasionada representante de los valores de elegancia y generosidad que están en el corazón de esta empresa familiar. Vitalie se graduó en la Escuela Emile Cohl de Diseño en Lyon.
Le Taittinger ha puesto a prueba el talento de los jóvenes chefs durante 45 años gracias a sus altos estándares y desafíos técnicos, el concurso promueve la excelencia en la cocina francesa. Demostrando una enorme pasión y devoción por su oficio, muchos de estos jóvenes chefs ganadores de las estrellas Michelin.
Claude Taittinger creó el Prix Culinaire International Pierre Taittinger en 1967 en homenaje a su padre. Y fundó la casa de champán del mismo nombre, fue un apasionado gastrónomo. Su interés en la alta cocina lo llevó a ser elegido para ocupar la famosa 22ª silla de la Académie des Gastronomes, una vez ocupada por Grimod de la Reynière, quien escribió el Almanaque de Gourmet a principios del siglo XIX.