¿Cómo transformar los problemas en beneficios con tecnología en la nube?

*Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor Cono Sur

Los últimos meses han generado múltiples cambios en los hábitos debido a la pandemia del COVID-19, resultando en un aumento constante de las compras online en alimentos, ropas y electrónicos.

Todas las investigaciones muestran un crecimiento abismal en las compras online en la región este año y esta tendencia seguramente continuará en América Latina y en el mundo.

Está demostrado que las empresas de retail que han evolucionado digitalmente para servir mejor a sus clientes han también ganado nuevos mercados, y aquellos que se han mantenido con una estrategia tradicional de ventas en tiendas físicas han sufrido mucho debido a la pandemia.

Pero, ¿Qué significa esto para las partes menos glamorosas del supply chain como el almacenamiento? En la región, hemos escuchado mucho sobre los numerosos retos presentados por el cisne negro de la pandemia COVID-19. Como ya comentamos, son los almacenamientos que han adoptado la transformación digital, y especialmente la nube, los que ha podido enfrentar los retos de forma más eficiente y efectiva.

La verdad es que el COVID-19 ha actuado como catalizador de tendencias que ya estaban ocurriendo en el sector de almacenamiento, pero se han efectivizado con una rapidez que nadie hubiese imaginado al comienzo del año. Estos eventos inesperados presentan varios retos en los almacenes, incluyen disrupciones de la capacidad y muchos se ven forzados a ocuparse de alzas repentinas en la demanda y de ciertos tipos de productos como las máscaras, barbijos y elementos de higiene y productos médicos y de la misma manera caída repentina de otros elementos.

Por otro lado, el alza abrupta del comercio electrónico ha también tenido un impacto considerable en los almacenes. Desde esta perspectiva, la forma en que el comercio electrónico y las órdenes tradicionales se manejan es totalmente diferente, y esto causa cambios en el tamaño y la frecuencia de las órdenes del almacén. Las órdenes de comercio electrónico son en general menores, mientras que las órdenes de las tiendas tradicionales son mayores y menos frecuentes. La forma en que los almacenes procesan estas en cuanto a las asignaciones y el picking es totalmente diferente. Y estos son cambios que los almacenes deben considerar en su gestión.

¿Cómo pueden los almacenes adaptarse a estos cambios repentinos y adaptarse a una demanda más esporádica?

La respuesta es que los almacenes deben transformarse digitalmente y colocar la nube en el corazón de sus planes de transformación. Cada vez más, las soluciones WMS para la gestión del almacén, deben estar automatizadas, permitiendo operaciones rápidas y fluidas de la capacidad, como se requiere ahora frecuentemente por cambios inesperados, o por grandes eventos que causan fluctuaciones de capacidad.

Los WMS tradicionales on-premise en general tienen implementaciones costosas y que toman mucho tiempo para la provisión del hardware y la calibración del software, en cambio el WMS basado en la nube se instala rápidamente, en días en lugar de semanas o meses y los upgrades son automáticos sin necesidad de instalación manual. Todo esto ayuda a los almacenes a mejorar su eficacia, ahorrando tiempo y dinero.

Los sistemas para la gestión del almacén (WMS) en la nube son la clave para la continuidad del negocio.

Existen también otros beneficios, especialmente para aquellos almacenes que adoptan un sistema holístico basado en la nube de un mismo proveedor, en lugar de operar varios sistemas diferentes. El escenario de muchos sistemas de diferentes proveedores frecuentemente significa enfrentar otros retos para la capacitación del personal, que deben aprender a usar distintas interfaces además de conocer la idiosincrasia de cada una de las soluciones. En estas situaciones, es común que los almacenes tengan inconvenientes cuando el personal que es más familiar con los distintos sistemas está fuera del lugar o de vacaciones y no hay nadie que tenga este conocimiento.

Al adoptar una solución moderna WMS basada en la nube, con una interfaz intuitiva, los almacenes pueden simplificar los aspectos técnicos de sus operaciones, lo que también ayuda con la capacitación del personal y permite que más cantidad de empleados se capaciten para usar el sistema.

¿Qué es lo que demoraba a algunos almacenes a implementarlo?

En el pasado existían algunos temores entre los gerentes y propietarios de los almacenes que las soluciones en la nube los volverían vulnerables, por ejemplo, en el caso de un corte de internet o pérdida de datos. Estos temores aumentaban en los almacenes en sitios remotos, donde los servicios de internet no contaban con la fortaleza necesaria en la industria. Pero actualmente la situación es diferente, especialmente porque en general las telecomunicaciones modernas, con fibra óptica y redes robustas son moneda corriente.

El WMS en la nube puede ayudar a mejorar la ciberseguridad, en lugar de fomentar la vulnerabilidad.  Los proveedores de soluciones en la nube hacen grandes inversiones en ciberseguridad, y la seguridad ya está embebida dentro de los sistemas WMS. Además, las soluciones unificadas pueden ayudar a disminuir el tipo de vulnerabilidades que pueden surgir en soluciones más complejas de empresas múltiples.

El sector de almacenamiento fue más lento que otros verticales en adoptar la automatización y la nube, pero en el momento actual de incertidumbre y cambios repentinos, los beneficios son difíciles de ignorar. De la misma manera, que las empresas de retail que han adoptado la transformación digital son más adaptables, los almacenes deben aprovechar las soluciones de vanguardia digitales y en la nube para garantizar que se mantienen competitivos.