SUDAMÉRICA AL ROJO VIVO

Debo reconocer que hoy me emocioné con el Rojo. Algo me pasó.

Yo quería que Lanús ganara la Libertadores este año, pero algo me dice que si la ganaba, no me iba a pasar lo mismo que me pasó con Independiente, y eso que la Libertadores, cualitativamente, es una Copa de mayor relevancia.

Algo de historia: como buen hincha de Boca, he sufrido y al mismo tiempo respetado al Diablo de Avellaneda en su época de mayor gloria. Ambos equipos son, por lejos, los equipos más coperos de la historia. Independiente venía de muchos años de no ganar un título internacional ( Sudamericana 2010 el último ) y hasta algunos hinchas, viendo los desatinos de quienes dirigieron el club en los últimos años, veían demasiado lejana la chance de alguna nueva gesta gloriosa. Hasta sufrieron el descenso a la B en 2013 ( volvieron a primera un año después ).

El tema de la dirigencia actual dá para largo, pero en lo puntual de la construcción del plantel y de la contratación del cuerpo técnico, es evidente que este año acertaron un pleno.

Ya hablé en su momento del coraje de Holan para enfrentar a la Barra, denunciarlos y seguir, pero lo que más me gusta de él y su equipo, es la propuesta futbolística. Apuestan al toque constante, a un equipo que sea solidario, que ocupe bien los espacios, pero ante todo que juegue. Toque y más toque. Compromiso para recuperar, pero también para dar opciones de pase. Solo le faltaba el gol, la eficacia, meterla.

En muchísimos partidos del torneo local o la Superliga, se venían perdiendo una cantidad irrisoria de goles. Creo recordar que tenían que llegar 15 veces para hacer un gol. Una estadística pesada. Pero de a poco empezaron a afinar la puntería. y en esta Sudamericana le hicieron 4 de visitante a Nacional de Paraguay, y 2 de local.

Y contra Libertad de Paraguay, después del 0-1 allá, ganaron 3-1 en Avellaneda en un partido que no fue fácil pero en el que el gol les salió. Gigliotti se destapó con 2.

De todas maneras, no hay buen planteo sin buenos intérpretes, y el plantel tiene muchos buenos jugadores, y 3 cracks: Meza, Barco y Martín Benitez.

Hasta acepto discutir lo de Benitez, pero lo de Meza y Barco es galáctico para este fútbol.

Además Bustos juega bárbaro, Tagliafico es probablemente el mejor 3 argentino que juega en argentina, Leandro Fernandez es un suplente de lujo y así varios más.

Así las cosas, se armó un combo de un equipo que juega bien, y por lo tanto me despierta simpatía, con un técnico bajo perfil, estudioso, y que tiene algo de espíritu amateur ( emociona verlo hablar de su papá y su pasión por Independiente ).

Además, este club es el único al que le he reconocido siempre mística copera.

Los del River la reclaman desde Gallardo para acá, pero para estar a la altura del Rojo o de Boca les falta un rato me parece. Ofrezco discutirlo con quienes piensen distinto.

La mística existe. No es infalible pero existe. No es infalible pero se expresa. Se construye con algunas hazañas y unos cuantos campeonatos. Aparece hasta a veces por sorpresa.. Predispone favorablemente a los propios, y no tanto a los rivales. Sino pregúntenle a los brasileros si no le tenían respeto al Boca de Bianchi ?

Los de Flamengo sabían que jugaban contra una camiseta que tiene 7 Libertadores.

En el partido de ida, los dirigidos por Reinaldo Rueda había sorprendido con un gol de pelota parada y a pesar del 1-2 final, en el segundo tiempo jugaron muy bien y acorralaron a Independiente en su cancha. Pintaba brava la vuelta en el Maracaná. Pero hacia allá arrancaron el Rojo y sus hinchas.

Esa odiosa costumbre de hacer quilombo para que no duerma el equipo visitante, de que la policía brasilera pegue a mansalva y sin sentido, o libere zonas para que los hinchas del equipo local puedan cagar a piñas ( perdón por el castellano antiguo ) a cualquier hincha con camiseta del adversario vean, esta vez no faltó a la cita. Una vergüenza total los malos tratos, la violencia, el amedrentamiento.  Acá no es que seamos carmelitas descalzas, pero yo fui muchas veces a ver partidos de copas con visitantes, y los tipos andaban por el obelisco como si nada, y llegaban escoltados por la policía a los estadios.

Esto último creo que me hizo desear aún más que gane el Diablo.

Que me disculpen los hinchas de Boca que me dijeron “que pierdan así no suman más copas “. Yo soy bostero, pero hoy me emocioné y grité el gol de Barco.

Las figuras indiscutidas: Meza ( Sampaoli, teléfono ) y Barco. Mención especial para el partido de Gigliotti aunque define mal en dos clarísimas. Si hacía el gol en la que robó, ganó por potencia, se la picó al arquero y se la sacaron en la línea, era el gol de su vida. Empujala vos Barco, que venías de atrás !!

La segunda mención especial es para la pisada del arquero Campaña. Qué frialdad. Que confianza.

Y la tercera y última es para ese mocoso que con 18 años parece haber jugado su último partido en el club. Se hizo cargo del penal, y lo pateó como un crack. Y miren que los penales no son fáciles como parecen. POr algo un tal Maradona pifió 5 al hilo.

Las tres menciones tienen algo invisible pero para mi importante: un técnico que les dá confianza y que les pide que jueguen tranquilos. Nunca el equipo renunció a jugar como cree que tiene que jugar.

Aplauso de pié para el Campeón de Sudamérica, que impuso su fútbol, su personalidad, y ganó muy merecidamente.

Salud