El Índice General de Expectativas Económicas (IGEE), que mide la percepción de la población sobre la situación económica y laboral en el país, mantiene tendencia negativa en marzo, cerrando un primer trimestre muy negativo que acumuló una caída de 8 puntos (2 en enero, 4 en febrero y 2 más en marzo). De esta forma las expectativas económicas de la población vuelven a perforar el piso de la serie con 65 puntos.

“En marzo se deteriora el IGEE por tercer mes consecutivo, estableciendo un nuevo piso en la serie histórica. En esta oportunidad, el indicador que explica la evolución negativa del índice es la percepción de la situación laboral y, en menor medida, la preocupación por los ingresos a futuro (caen 5 y 4 puntos respectivamente)” -comentó Julieta Dejean, directora comercial de Kantar.

“Otros indicadores que conforman el índice, se mantuvieron estables en esta medición; la valoración de la situación económica no varió significativamente (ni presente ni futura), y también se mantuvo en el mismo nivel que en febrero la evaluación del momento para la compra de bienes durables” -agregó Dejean. Y prosiguió: –“A pesar de que estos otros indicadores se hayan mantenidos estables, no debe pasarse por alto que habían caído mucho en febrero, en especial la compra de bienes durables, y que se ubican en valores muy bajos”.

“Es entendible la evolución del índice, desde enero en adelante la situación económica no ha variado y se mantienen la tendencia negativa en indicadores claves como la inflación que no cede, la caída del consumo, el incremento del índice de desocupación y la inestabilidad cambiaria que agrega incertidumbre a un contexto de por sí ya poco alentador” –analizó Dejean.

(Fuente: KANTAR)