SE ROMPIÓ EL BLOQUE CHAVISTA EN EL PARLAMENTO, MIENTRAS LÓPEZ Y LEDEZMA VOLVIERON A LA CÁRCEL, ACUSADOS DE QUERER FUGARSE

22

La revocación de la prisión domiciliaria a los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, que volvieron a la cárcel acusados de haber querido fugarse, y el abandono del bloque oficialista por parte de tres diputados que formaron bloque en el parlamento agregaron hoy conmoción a una Venezuela agitada por las reacciones a la elección de constituyentes del domingo pasado.
López y Ledezma fueron sacados anoche de sus residencias por efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y horas después aparecieron en el penal militar Ramo Verde, en Los Teques, la capital del estado Miranda vecino a Caracas.
El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) explicó en un comunicado de prensa divulgado hoy que revocó el arresto domiciliario de ambos por “incumplimiento” de la prohibición de hacer “proselitismo político”.
Asimismo, dos juzgados de instrucción de Caracas sostuvieron que, según datos de fuentes de inteligencia oficial, López y Ledezma estaban planeando fugarse, “por lo que se activaron los procedimientos de resguardo correspondientes”, informó el diario caraqueño El Nacional.
López, que había sido llevado a su domicilio hace menos de un mes, estaba preso desde febrero de 2014, acusado de instigar disturbios que causaron la muerte de tres personas al cabo de una protesta en Caracas. Luego fue condenado a 13 años y nueve meses de prisión.
Ledezma desempeñaba su segundo mandato consecutivo como alcalde metropolitano de Caracas cuando en febrero de 2015 fue detenido y alojado en la sede del Sebin, acusado de participar de un supuesto complot contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Estaba en su casa desde febrero de 2016, por motivos de salud. Nunca fue condenado ni destituido.
El 24 de julio, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero -que desde hace un año y medio intenta mediar entre el oficialismo y la oposición venezolanos- visitó a López en su casa.
De ese encuentro participaron también el exgobernador y excandidato presidencial Manuel Rosales, así como el presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento unicameral), Julio Borges, y otros legisladores opositores.
Según trascendió después, Rodríguez Zapatero transmitió una propuesta del gobierno chavista para postergar 45 días las elecciones -que finalmente se celebraron el domingo- para permitir la participación de la oposición, que rechazó la idea y siguió desconociendo el proceso constituyente.
La nueva reclusión de López y Ledezma fue condenada por buena parte de la comunidad internacional, que desde la semana pasada reclama al gobierno de Maduro que desista de seguir adelante con la constituyente.
Solo Bolivia, Cuba, El Salvador, Nicaragua y Rusia se pronunciaron a favor del gobierno chavista.
Por otra parte, el oficialismo sufrió un inesperado traspié en la AN, donde tres diputados abandonaron la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y formaron el Bloque Socialista, al que reivindican chavista pero disidente del gobierno de Maduro.
Se trata de Eustoquio Contreras, Ivonne Téllez y Germán Ferrer. Este último, esposo de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, también chavista pero dura crítica del gobierno de Maduro desde hace varios meses.
En tanto, las fuerzas armadas advirtieron, en un comunicado leído por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, que “más que nunca” sostienen su “incondicional apoyo” y su “lealtad” al gobierno de Maduro.
Además, el vicepresidente ejecutivo, Tareck El Aissami, afirmó que la asamblea constituyente surgida de las elecciones del domingo se instalará “en pocas horas” con el objeto de asumir “la dirección política” del país.
“Hemos revisado los resultados de este proceso electoral para elegir la asamblea nacional constituyente que en pocas horas, Dios mediante, se instalará y tomará la dirección política y de gobierno de este proceso revolucionario”, dijo el funcionario al cabo de una reunión de gabinete en el palacio presidencial de Miraflores, consignó la agencia noticiosa EFE.
El Aissami reveló que los ministros criticaron la “pretendidas sanciones” aplicadas por Estados Unidos a Maduro y otras altas figuras del chavismo, y aseguró que el “nuevo sistema de gobierno” del oficialismo venezolano es “de reconexión amorosa con el pueblo”.
Sin embargo, Luis Rondón (h), el único de los cinco directores del Consejo Nacional Electoral (CNE) que no milita en el chavismo, aseguró que los controles del sistema electoral “fueron en su mayoría flexibilizados e incluso, en algunos casos, eliminados” el domingo.