SE REDOBLÓ LA PRESIÓN LOCAL E INTERNACIONAL CONTRA LA CONSTITUYENTE, PERO EL CHAVISMO NO AFLOJA

28
La oposición en Venezuela inició hoy una huelga general por 48 horas y volvió a protestar en las calles, mientras Estados Unidos impuso sanciones a 13 altas figuras del oficialismo, y la OEA y España reclamaron al gobierno que suspenda las elecciones de constituyentes del domingo próximo, pero el chavismo avanzó con su campaña proselitista y advirtió que el proceso para escribir una nueva carta magna es “indetenible”.
“Este proceso es indetenible; el día 30 de julio el pueblo sale a votar y 72 horas después debe estar instalada la asamblea nacional constituyente”, subrayó el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, Diosdado Cabello, durante un acto de campaña en Maturín, la capital del estado Monagas.
Cabello aseguró además que la constituyente sesionará en la sede de la Asamblea Nacional (AN), el parlamento unicameral que, debido a su holgada mayoría opositora, organizó hace dos semanas una consulta popular en la que 98 por ciento de los más de 7,5 millones de venezolanos que votaron se pronunciaron contra el proceso para modificar la carta magna.
El chavismo realizó hoy la primera de sus dos jornadas de cierre de campaña para los comicios del domingo, en los que se escogerán los integrantes de la asamblea constituyente.
Esa actividad coincide con la huelga general por 48 horas convocada por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) después de haber organizado una medida similar, por 24 horas, el jueves pasado.
Igual que la semana pasada, la paralización de las actividades -que incluyó el bloqueo de calles y autopistas- registró diversos grados de acatamiento según las zonas, y coexistió con protestas callejeras contra el gobierno que en varias ciudades fueron reprimidas por tropas militares y grupos parapoliciales, informó el diario caraqueño El Nacional.
En ese contexto, el Ministerio Público (MP) reportó la muerte de Rafael Vergara, de 30 años, durante una manifestación en Ejido, en el estado andino Mérida.
Con ese caso suman 101 las personas fallecidas durante las protestas callejeras que se realizan casi cotidianamente desde los primeros días de abril, en las que el MP computó también más de 1.500 heridos.
La reacción contra el proceso constituyente no se limitó a la oposición local sino que tuvo hoy varias manifestaciones en el exterior.
Por un lado, el Departamento del Tesoro norteamericano incluyó a 13 figuras prominentes del chavismo en su “lista negra”, lo que implica el congelamiento de los bienes que eventualmente tengan en Estados Unidos así como la prohibición de efectuar transacciones con estadounidenses.
Entre los sancionados figuran el jefe de la comisión presidencial para la asamblea constituyente, el ex canciller Elías Jaua; el ministro de Interior y Justicia, general Néstor Reverol; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, y varios altos jefes militares.
El gobierno estadounidense, además, estaba analizando “todavía” eventuales “sanciones sectoriales” para imponer también a Venezuela, según un alto funcionario de Washington citado por la agencia de noticias EFE, que preservó su identidad.
“Aún esperamos que (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro cambie de opinión, pero si sigue adelante con ello (la elección de constituyentes), será inaceptable y pueden esperar sanciones economicas inmediatas y fuertes”, agregó la fuente.
“Felicitaciones por esta sanción imperialista; todo el apoyo de Venezuela para esta pretendida ilegal, insolente, insólita pretensión de un país de sancionar a otro país”, dijo Maduro a los funcionarios objeto de las puniciones de Estados Unidos, durante un acto transmitido por la cadena obligatoria de radio y televisión.
Asimismo, 13 de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos la Argentina, reclamaron a Maduro la suspensión del proceso constituyente.
“Instamos al gobierno de Venezuela a suspender el proceso hacia una asamblea nacional constituyente que implicaría el desmantelamiento definitivo de la institucionalidad democrática y sería contrario a la voluntad popular expresada en la consulta del 16 de julio”, dicen esos países en una declaración leída esta tarde en la sede del organismo, en Washington.
Firmaron el documento la Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, detalló la agencia DPA, y se adhirió el secretario general del organismo, el uruguayo Luis Almagro, según EFE.
Asimismo, el secretario de Cooperación e Iberoamérica de la cancillería de España, Fernando García Casas, convocó al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, para expresarle el pedido al gobierno de Maduro de que ponga fin a “la grave situación de violencia”, convoque a elecciones “cuanto antes” y promueva “un gran acuerdo nacional que posibilite salir de la situación difícil en la que está” el país caribeño.