SE INCORPORÓ A LA ARGENTINA EN LA COFRADÍA INTERNACIONAL DE LOS QUESEROS

Cheese shop shelves. Assortment of cheese wheels in store

La Cofradía Internacional de los Queseros, asociación que trabaja para preservar el conocimiento, potenciar el talento y fortalecer, mediante alianzas, al sector quesero mundial, incorporó a la Argentina con el objetivo de fomentar la calidad y proteger la identidad y tipicidad del queso en el país.
Con la presencia de su titular, Roland Barthélemy, se realizó en la Embajada de Francia la primera edición en la Argentina de la “Guilde Internationale des Fromagers”; y así el país pasó a integrar la asociación de productores, maestros queseros y afinadores, entre otras profesiones, que impulsa la preservación del patrimonio quesero mundial.
La entidad trabaja para promover a pequeños y grandes productores, intercambiar conocimientos, preservar la diversidad y fomentar la calidad; y la conservación de estilos y técnicas que permitan proteger la identidad y tipicidad del queso, con las características únicas de cada una de las regiones productoras, poniendo en valor las especialidades.
“Mi misión en la Argentina es promover el nacimiento de un patrimonio quesero”, explicó Barthélemy, quien dijo esperar que “así como sucedió con la industria del vino, en las próximas décadas este país sea reconocido en el mundo por la calidad y la identidad de las diferentes variedades de quesos que se pueden desarrollar aquí.”
La “Guilde Internationale des Fromagers” reconoce a quienes elaboran grandes quesos, evalúan y propician su calidad, fomentan su variedad, los ponen en valor con maridajes y recetas, los dan conocer y también a quienes los aprecian como parte del buen vivir.
Con la presencia del embajador de Francia en la Argentina, Pierre Henri Guignard, el director general de Savencia Fromage & Dairy Argentina, Juan Carlos Dalto; y el embajador para Latinoamérica de la Guilde des Fromagers, Claude Mauro, se realizó la primera edición en el país, la número 543 para la historia de la asociación.
En una ceremonia de inspiración medieval, se reconoció a personalidades del mundo de la gastronomía, la industria y el comercio por su contribución a mejorar la calidad, cuidar la diversidad y divulgar el aporte culinario y cultural de los quesos finos.
En esta primera edición en la Argentina, se incorporaron como nuevos miembros de esta cofradía los chefs Beatriz Chomnalez y Donato de Santis, los productores queseros Cristina Miguens Bemberg, Martina Cóppola y Marcelo Lizzieri.
También recibieron el rango de Garde et Juré, título honorífico que proviene del medioevo europeo, el director general de Moët Hennessy para Latinoamérica y el Caribe, Ramiro Otaño; el director comercial de Jumbo Retail Argentina, Nicolás Mackinnon; el periodista enogastronómico Pietro Sorba; el presidente de la Asociación Internacional de Sommeliers, Andrés Rosberg; y el maestro quesero de Savencia Argentina, Orlando Luciani; y el embajador Guignard fue designado “Protecteur” de la entidad.
La Cofradía Internacional de los Queseros es una asociación sin fines de lucro creada en 1969 por Pierre Androuët, que se inspira en las asociaciones de artesanos de la Edad Media, cuya misión consistía en resguardar el conocimiento, valores y buenas prácticas, agrupando a los expertos, facilitando el desarrollo de mejoras e innovaciones.
Está integrada por profesionales de más de 37 países, entre los que se encuentran Francia, Italia, Suiza, Israel, EEUU, Canadá, México, Australia, China, Japón, Rusia, República Checa, Chile, Colombia, Brasil y ahora Argentina.