RUSIA DICE QUE EEUU QUIERE DESTRUIR PRUEBAS DE SUPUESTO ATAQUE QUÍMICO

Los misiles con los que Washington amenaza atacar a Siria, en represalia por un presunto ataque químico en la ciudad de Duma, pueden destruir las pruebas del uso de armas químicas en ese país, señaló hoy la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova.
“¿Los inspectores de la OPAQ (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas) ya saben que los misiles inteligentes van a eliminar ahora todo rastro del uso de armas químicas?”, se preguntó Zajárova en un mensaje publicado en su cuenta personal de Facebook.
La publicación responde a la advertencia lanzada poco antes por el presidente estadounidense Donald Trump, quien hoy publicó en su cuenta de Twitter que Moscú debe prepararse para derribar los misiles “bonitos, nuevos e inteligentes” que Washington planea disparar contra Siria en represalia por el presunto ataque químico.
Zajarova recalcó que “los misiles inteligentes deben ser dirigidos contra los terroristas y no contra un gobierno legítimo, que hace tantos años lucha contra el terrorismo internacional en su territorio”, según informó la agencia de noticias EFE.
La portavoz de exteriores insistió en que probablemente el propósito de estos planes sea “borrar todas las huellas del ataque con misiles inteligentes” para que los inspectores internacionales no puedan encontrar nada en calidad de pruebas.
Moscú advirtió previamente a Washington de las “graves consecuencias” de su posible ataque contra el ejército sirio, especialmente si el uso de la fuerza afecta a las tropas rusas desplegadas en el país.
El cruce de esta mañana sucede luego de que ambas potencias se enfrentaran cara a cara ayer en una nueva reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.
En el encuentro, Rusia vetó una propuesta de Estados Unidos para crear un nuevo mecanismo de fiscalización para investigar las denuncias de ataques con armas químicas en Siria.
Después, Moscú introdujo su propio proyecto de resolución para establecer otro tipo de mecanismo de fiscalización, pero no consiguió alcanzar los nueve votos necesarios para ser aprobada.