River KO de pie: la satisfacción de la tarea no cumplida

 

Por Martín Gastellu

El equipo de Gallardo superó claramente a un Palmeiras tan tímido e inoperante que no pareció un partido de “pares”. Es tan cierto que no les alcanzó a los de Núñez como que el verdao no pasó la mitad de cancha salvo en una jugada muy aislada en la cual Armani le ganó un mano a mano a Rony. Hizo méritos el Millo. Aún más del que esperaba la mayoría de sus hinchas, pero hagamos un poco de historia…

River venía inmerso en un mar de dudas. Venía de perder la final de 2019 en 3 minutos fatídicos de Pinola, de perder la Superliga 2019 en la última fecha y con… Boca ¡¡ y de quedar eliminados en la Copa Diego Maradona por el mismísimo archirival. Pero lo peor de todo es que venía de perder estrepitosamente en su cancha por 3-0.

Qué hizo Gallardo para levantarlos ? Lo de siempre. Apelar a su liderazgo, a respaldar a quienes cometieron errores ( Armani, Rojas, etc) y a preparar mentalmente a sus soldados para intentarlo. Pero para lograrlo, debía contar con la complicidad de su rival.

Ya en la cancha de Independiente, Palmeiras salió a jugar timorato y atado. Solo los errores de River le sirvieron en bandeja un resultado que en condiciones normales no podía conseguir. 

Los Millonarios no solo cometieron errores inusuales, sino que tampoco ligaron. Todos los errores les costaron goles, y su propia ineficacia también los condenó. Pero el fútbol es así, y las musas que tantas veces los favorecieron, esta vez los abandonaron. Suele pasar. Hasta el increíble ciclo de Bianchi en Boca terminó. Hasta un desconocido Once Caldas le ganó una final a un xeneise que parecía dueño del Mundo.

Algunas explicaciones para el fin de racha ?

A mi juicio River cimentó su supremacía ( 2014 a 2018) en tres factores ( cada uno le puede dar la ponderación y el orden de prioridades que quiera): 1) El nivel de su cuerpo técnico y la performance de sus jugadores, 2) Ciertos fallos que los favorecieron, con o sin VAR, 3) La suerte que les sonrió como también lo hizo con el ciclo del Virrey en Boca.

Que le pasó en esta ocasión ? Como primera medida perdió muchos y buenos ( Martínez Quarta, Palacios, Quinteros, Pratto, Scocco ) y no incorporó nadie de ese calibre más allá de que algunos juveniles interesantes vienen asomando (Julian Álvarez, Girotti, etc).

Como segundo factor, algunos interpretes cometieron errores graves como los ya mencionados, otros bajaron su nivel ( Borré, Nacho Fernández, y hasta Suarez), y como tercer factor, la suerte los dejó de acompañar, caprichosa como suele ser. 

El VAR anoche ? Parecieron buscar el más mínimo motivo para anularle las jugadas que llevaban a River a empatar la serie. E ignoró un penal del arquero a Paulo Díaz en la última jugada del partido. Así como fueron favorecidos muchas veces en estos años, anoche fueron perjudicados. Tampoco pareció un robo para ser honestos. Los terminaron condenando más sus errores más que los fallos arbitrales. De hecho ayer Borré la tuvo picando a un metro del arco y reventó el palo cuando era más fácil hacerlo que errarlo…El juez de línea había cobrado offside pero si era gol correspondía revisarlo y convalidar el gol.

De todos modos, tengo la impresión que a los hinchas millonarios ahora les preocupa más que Gallardo se quede (no lo veo yéndose perdedor), que la oportunidad perdida. Salvo que Boca termine levantando la copa, algo que aún parece lejano.

 

Ahora nos toca a los bosteros dar la cara en Brasil. Algunos hablan de la guardia alta por el VAR y la intención de una final brasileña en tierra propia. Yo prefiero pensar en que tenemos que levantar el nivel mostrado en la ida. Un Boca abúlico y especulador que espero no lamente haber regalado 90 minutos. Si los muchachos salen concentrados y solidarios puede darse. La serie parece estar para cualquiera de los dos.

Y el próximo domingo nos espera el duro Banfield en la final de la Copa DM. 

 

Saludos y hasta la próxima