Río de Janeiro, la segunda ciudad más afectada por la pandemia en Brasil y con una tasa de mortalidad tres veces mayor al promedio del país, habilitó la reapertura de restaurantes, bares y gimnasios para reactivar la economía del municipio, mientras Itabuna (sur de Bahía) debe postergar una medida similar por tener completa la capacidad hospitalaria.


La relajación de las medidas de confinamiento busca hacer frente a las consecuencias de las decisiones implementadas para mitigar la propagación del nuevo coronavirus y revertir la abrupta caída en el nivel del desempleo en Río.


El municipio registra una población de 6,32 millones de habitantes y la tasa de mortalidad de Covid-19 en los últimos cuatro meses fue de 104,7 por cada 100.000 habitantes, un poco más de tres veces el promedio brasileño, que es de 29 por 100.000 habitantes.

(Fuente: Télam)