RIGE UN AUMENTO DE ENTRE EL 9 Y EL 12% EN LOS COMBUSTIBLES

Las principales petroleras que operan en el mercado de combustibles aumentaron hoy entre un 9% y un 12% los precios del gasoil y las naftas súper y premium en todas las estaciones de servicio del país, una medida largamente anunciada que el presidente Mauricio Macri justificó al afirmar que a partir de ahora en la Argentina se va a pagar lo que el petróleo vale en el mundo.
El aumento, que está vigente desde las 6 en las estaciones de servicio de las principales compañías que operan en el segmento minorista del mercado de combustibles, es el cuarto del año, pero el primero que disponen desde que comenzó a regir, el pasado 1 de octubre, el mercado libre de combustibles según el acuerdo alcanzado en enero por las empresas productoras y las refinadoras.
Tras darse a conocer los aumentos- que comenzaron a oficializarse anoche cuando el escrutinio provisorio avanzado confirmaba el amplio triunfo del oficialismo en los principales distritos del país- el presidente Macri justificó la suba al remarcar la importancia de haberse logrado un sistema energético donde se va a pagar lo que el petróleo vale en el mundo, por lo que estimó que en el futuro el valor del crudo puede bajar.
Al hablar hoy en una conferencia de prensa que ofreció en el salón Blanco de la Casa de Gobierno, Macri recordó que cuando él asumió “el mundo tenía un nivel de la nafta que era mucho más barato que en Argentina”, pero al intentar desregular ese mercado e ir al precio internacional la actual gestión se encontró con que las provincias del sur productoras de gas y petróleo corrían riesgo de ver afectada su producción y niveles de empleo.
En ese sentido, remarcó que la función del Gobierno es “cuidar el trabajo”, por lo que avanzó en “un acuerdo para hacer un precio sostén, una transición, para vender a los mismos precios que se vende en el mundo”.
Las empresas que actualmente dominan el mercado nacional de combustibles son las petroleras YPF, con una participación en torno al 55% del total, seguido por Shell con el 21%; Axion con 12%; Pampa (ex Petrobrás) con 6%; Oil con un 4%, y el restante entre otras compañías menores.
Así, YPF comunicó hoy que el precio de sus combustibles pasó de 17,32 a 18,88 pesos para el Diesel D500; de 19,75 a 21,71 pesos la Nafta Súper; de 19,90 a 21,87 la Diesel Infinia; y de 22,32 a 24,99 pesos la Nafta Infinia o Premium, en un abanico de incremento porcentual que se extiende desde el 9 al 12 por ciento.
Desde la petrolera se explicó a Télam que “el incremento decidido está en linea con la devaluación del trimestre, pero a la vez muy por debajo del aumento del petróleo crudo de referencia conocido como Brent y los biocombustibles” registrados desde el último incremento el 1° de julio.
Por su parte, desde las 6 también Shell formalizó en sus surtidores el incremento de sus productos y el nuevo esquema de precios pasó de 19,99 a 21,97 pesos para la Fórmula Súper; de 22,99 a 25,73 pesos la V-Power Nitro+ Nafta; de 17,76 a 19,35 pesos la Fórmula Diesel, y de 20,51 a 22,54 pesos la V-Power Nitro+ Diesel, también con un rango de 9 al 12 por ciento de incremento.
La liberación del mercado de combustibles entró en vigencia con la suspensión del acuerdo entre productoras y refinadoras petroleras que daba marco a la transición hacia valores internacionales del sector hidrocarburífero, aunque no se registraron alzas de precios en las estaciones de servicio de todo el país si las hubo para el segmento mayorista, es decir el sector del agro, la industria, el transporte de cargas y de pasajeros y los revendedores
En la primera semana de octubre los directivos de las compañías productoras de crudo y las refinadoras coincidían en que el precio de las naftas y el gasoil requería un ajuste al alza, pero admitían que esos cambios en las pizarras debían estar en torno al 8 y el 10 por ciento, lo que finalmente se extendió hasta el 12 en el caso de los productos premium.
Como parte del acuerdo el precio de los combustibles registró variaciones trimestrales en enero, abril y julio con un alza acumulada del 15 por ciento y debía ser sometido a otro análisis de costos a partir de hoy, lo cual quedó superado por la suspensión del entendimiento.
En ese sentido, el prosecretario de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (Fecac), Gabriel Bornoroni, resaltó hoy que el incremento de 10% promedio en el precio de los combustibles “ya estaba pactado desde el Gobierno con las petroleras en el marco de la desregulación del mercado local”.
En cuanto a eventuales próximos aumentos, Bornoroni agregó que “a futuro YPF será el gran regulador de precios y Aranguren dijo que iba a utilizar la parte impositiva como amortiguador para que no haya una escalada grande a nivel consumidor”.
“Puede haber una baja en la venta, que con el paso del tiempo se va nivelando, pero esperemos que eso no suceda porque nosotros vivimos de la renta”, aseveró el directivo de los empresarios dueños de estaciones de servicio
El aumento de precio de las naftas y el gasoil que rige desde hoy en todo el país se aplica también en las provincias de la Patagonia, si bien se mantienen los valores diferenciales por la quita de parte del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC), vigente desde diciembre de 2015, confirmaron operadores del sector.
La ley 27.209 estableció entonces una reducción en el gravamen del 22% en las naftas y de 12% en el gasoil en beneficio de las provincias de Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, el partido bonaerense de Patagones y el departamento mendocino de Malargüe.