La terminal de ómnibus de Retiro, que utilizan 50.000 personas para viajar a todos los principales puntos del país, se modernizará a partir de nuevos los pliegos de licitación que aprobó hoy el Gobierno Nacional, con una inversión del orden de los 1000 millones de pesos.  

El proyecto apunta a una mejor convivencia de la nueva terminal con su entorno urbano, ubicada en un acceso neurálgico de la Ciudad, en vistas a la inminente inauguración del Paseo del Bajo y de la proximidad con el Barrio 31.

En sus 12 hectáreas de superficie, la terminal será completamente renovada, con nuevas boleterías y accesos, baños y servicios para los pasajeros, modernizándose toda su infraestructura, que es el punto de partida  y arribo a diferentes puntos del país en micros de larga distancia.

El nuevo código de planeamiento de la Ciudad habilita o da lugar al establecimiento de nuevos comercios o locales comerciales minoristas y permite alojamientos hoteleros. 

Nación y Ciudad trabajarán en conjunto y de manera coordinada para la mejor coexistencia de la terminal con su entorno: es decir, para beneficio tanto de los vecinos del barrio, los usuarios del Paseo del Bajo y los pasajeros de micro de larga distancia.

Como parte de esta convivencia con el entorno, el convenio también prevé la apertura de una nueva calle de acceso al Barrio, lindera a la terminal. En este proceso  Nación y Ciudad trabajarán en forma conjunta para que la obra de apertura (a cargo de la Ciudad) y el tránsito de los colectivos se desarrolle en forma coordinada..