Resumen semanal en negociaciones: YPF y FMI

A lo largo de la semana, los activos no mostraron una tendencia clara y pese a que cerraron en niveles levemente por encima de la semana anterior, los bonos en dólares se mantienen en mínimos luego de mostrar fuertes caídas desde el inicio del año. Por otro lado, la atención de los inversores se mantuvo en torno a la oferta de canje de YPF.

El tema más relevante de la semana siguió siendo el canje de YPF, cuyo vencimiento de la oferta temprana operó el día de ayer. La oferta ofrece nuevos bonos con vencimiento en 2026, 2029 y 2033, los cuales tienen un cupón de 0% durante los dos primeros años, compensado por un aumento de capital de alrededor de 16%. Paralelamente, en medio de las negociaciones se sumaron nuevas tensiones en el frente político, ya que hacia mitad de semana se dio por confirmada la renuncia de Guillermo Nielsen, quien sería reemplazado por Pablo González, diputado y ex vicegobernador de la provincia de Santa Cruz.

Desde el punto de vista de YPF, el canje serviría para postergar los pagos con el objetivo de incrementar las inversiones y tener una menor necesidad de aumentar el precio de los combustibles. En estos días debería darse a conocer la aceptación de la oferta temprana.

Mientras que el vencimiento de la oferta es el 4 de Febrero. Paralelamente, hacia el final de la semana se retomaron las conversaciones del Gobierno con el FMI, una de las variables claves para este año. Pese a que no hubo comunicados oficiales, según diferentes medios los lineamientos generales se encontraron en torno a las cuentas fiscales y el máximo a ser financiado con emisión monetaria. El objetivo parecería ser llegar a un acuerdo antes de mayo, mes donde el Gobierno debería efectuar un pago cercano a USD 2.000 millones al Club de Paris.

En este escenario, el precio de los bonos continúa por debajo de los niveles observados a principio de año, reflejando en parte una percepción de mayor incertidumbre por parte de los inversores, no solo en lo económico sino también en lo político. Más allá de un posible acuerdo con el FMI, no se observan muchos más catalizadores positivos en el corto plazo.

Cabe destacar el comportamiento de los bonos emitidos bajo ley local, que acumulan una caída de 1 punto porcentual mayor que los emitidos bajo ley extranjera, reflejando en parte mayores temores por parte de los inversores respecto a una potencial nueva reestructuración en el futuro. En este sentido, la caída en el precio de los bonos refleja una mayor probabilidad de default percibida por los inversores, y en consecuencia es esperable observar un mayor diferencial en el precio de los bonos ley local y externa. En el
mismo sentido fue el comportamiento dentro de los bonos emitidos bajo ley internacional, donde los que mostraron menores caídas fueron los bonos 2038 y 2041, que contienen mejores cláusulas legales que el resto.

Vemos oportunidades en los bonos del Gobierno nacional para inversores agresivos y con visión de largo plazo, aunque considerando la posibilidad de grandes pérdidas en el proceso. Seguimos prefiriendo bonos en dólares por sobre bonos en pesos, dada la incertidumbre en el mercado cambiario. Dentro de los bonos en dólares, encontramos más atractivo en el bono con vencimiento en 2038, al ser el uno de los primeros en empezar a pagar capital y por pagar el cupón más alto, además de ofrecer la mejor cobertura legal.

(Fuente: Balanz Weekly)