Una encuesta local, realizada como parte del International Business Reporte de Grant Thornton a 75 entidades, revela que solo el 33% de las empresas informa sobre sus actividades de responsabilidad social empresaria (RSE) y sustentabilidad, ya sea dentro de sus reportes financieros o en informes separados. Adicionalmente, el 18,7% no elabora ningún reporte ni hace informes avanzados. 

En tanto, la investigación afirma que las acciones más implementadas son las donaciones (33,3%), seguidas por las de problemas ambientales con 21,3% y el sponsoreo de socios de la comunidad. Sólo un 8% hace acciones de voluntariado.

En tanto, según las respuestas de las empresas, la mayor presión para incursionar en este tipo de acciones proviene de los consumidores o clientes (21,3%). Como influencias se destacan también la alta gerencia, los empleados mismos y el gobierno.

Sobre las formas de implementación, un 37% de las empresas medianas argentinas que implementan acciones de RSE las comunica internamente; un 18% tiene un departamento o persona a cargo de estas acciones; y sólo un 11% tiene una política formal de RSE.

Por último, la principal motivación detrás de estas acciones fue el reducir los riesgos ambientales (25,3%), seguido de mejorar la satisfacción del consumidor (22,7%). En tercer puesto, con 14,7%, empatan el mejorar el valor de la marca y el atraer nuevos consumidores.