Investigadores británicos comenzarán las primeras pruebas en humanos de una nueva vacuna contra el coronavirus desarrollada por el Imperial College de Londres, que buscarán comprobar si es bien tolerada y produce una respuesta inmunológica efectiva, según se informó hoy oficialmente.


Las autoridades aseguraron que la investigación fue desarrollada con la financiación de 41 millones de libras esterlinas (unos 51,4 millones de dólares) del Gobierno destinadas al Imperial College para el desarrollo de esa vacuna.


Los ensayos serán la primera prueba de una nueva tecnología denominada ARN autoamplificado, que tiene el potencial de revolucionar el desarrollo de vacunas y permitir a los científicos responder más rápidamente a las enfermedades emergentes.

(Fuente: Télam)