Debido a las altas temperaturas habituales en esta época del año, PAMI recomienda a sus afiliados tomar las siguientes medidas de prevención para evitar un golpe de calor.

Ingerir un mínimo de dos litros de agua diarios, aunque no tenga sed.
Ingerir diariamente frutas y verduras.
Evitar la ingesta de bebidas alcohólicas y/o con cafeína.
No salir a la calle entre las 11 y las 16. En caso de hacerlo, usar sombrero, anteojos oscuros y ropa suelta y de colores claros.

¿Cuáles son los principales síntomas de golpe de calor?
Sed intensa y sequedad en la boca.
Alta temperatura corporal (más de 39°C).
Mareos o desmayos.
Dolores de estómago, náuseas o vómitos.
Sudoración.
Debilidad corporal.
Calambres musculares.
Dolor de cabeza, estado de confusión.

PAMI aconseja que, ante la menor duda o cualquiera de los síntomas mencionados, el afiliado no dude en consultar a su médico.