RAÜL ROMEVA, LA VOZ DE CATALUÑA EN EL MUNDO: “EL REFERÉNDUM SE HARÁ CON TODAS LAS GARANTÍAS”

22

El responsable de la política exterior catalana, Raül Romeva, aseguró en entrevista con Télam que seguir avanzando en la vía coercitiva sería “un error garrafal” por parte del Ejecutivo español, en plena espiral de tensión por la determinación del gobierno de Cataluña de celebrar el referéndum unilateral de secesión del 1 de octubre, prohibido por la Justicia.
Romeva, de 46 años, ostenta el cargo de “conseller” (el equivalente a un ministro) de Asuntos Exteriores de Cataluña y fue quien encabezó la candidatura de Junts pel Sí (Juntos por el Sí), la coalición independentista que ganó las elecciones regionales de Cataluña de septiembre de 2015, planteadas como un plebiscito sobre la secesión.
En estos dos años, el papel de este ex eurodiputado ecologista consistió en explicar de cara al mundo el proceso de ruptura emprendido por la norteña región de España, que ahora, en su momento cúlmine, está adquiriendo una dimensión más dramática, a raíz de que la Fiscalía presentó querellas criminales contra los dirigentes independentistas y ordenó a la policía que tome medidas concretas para impedir la votación.
Pese al estrecho cerco judicial y a que el Ejecutivo central de Mariano Rajoy dio pasos inéditos al intervenir el presupuesto regional de Cataluña para impedir que los independentistas usaran dinero público para su causa, Romeva insistió en que el gobierno catalán está en condiciones de celebrar el referéndum y advirtió que, si el conflicto sigue escalando, la comunidad internacional deberá preguntarse si no es el gobierno español el que no está respetando el Estado de derecho.
Télam: En el actual contexto de prohibición, ¿cómo pueden garantizar el referéndum?
Raül Romeva: Las garantías las tenemos todas. ¿Qué es lo que garantiza que puedes hacer un referéndum? Que tengas urnas, que tengas papeletas, que tengas censo, que tengas colegios electorales, y todo esto existe, está.
Pero sobretodo, lo que garantiza que un referéndum sea válido es la voluntad de la gente de querer votar. Es decir, si al final la gente no quiere votar, no vota, esto le quita mucha legitimidad al referéndum. Pero si la gente vota, demuestra claramente que había una voluntad, y legitimidad.
T: Pero llegado el momento, es de esperar que el Estado use la fuerza para retirar las urnas ¿Están preparados también para defenderse?
R: Nunca ha sido ni será una opción para nosotros (usar la fuerza). Llevamos muchos años, muchos, saliendo pacíficamente a la calle. Cataluña es un país que ha demostrado históricamente su vocación de gestionar los conflictos de forma pacífica.
En todo caso, a mí me parece que lo que debería preocupar a todo el mundo es por qué alguien amenaza con la fuerza, con la policía, a una urna. ¿Qué miedo puede dar una urna?, ¿qué amenaza supone una urna, una papeleta? Me preocupa que se entienda normal, aceptable, que ante gente pacífica se acepte incluso el uso de la fuerza.
T: El gobierno español justifica sus medidas porque el referéndum es ilegal, pero ustedes insisten en que no infringen la ley ¿Puede explicarlo?
R: No hay ninguna razón objetiva, racional, democrática, para impedir por medios coercitivos un referéndum. En primer lugar, el referéndum no es anticonstitucional, la Constitución no prohíbe hacer referéndums, consultar a la gente, no prohíbe poner urnas para que la gente se exprese libremente.
Y además, hacer un referéndum no es delito, no es un crimen. De hecho, desde el año 2005, precisamente con una reforma que impulsó (el ex presidente José Luis) Rodríguez Zapatero, se despenalizó la organización de un referéndum como crimen.
Por lo tanto, la pregunta es por qué se puede perseguir como si fuese un crimen algo que no es un crimen. ¿Quién está vulnerando los principios del Estado de derecho? Si se persigue como crimen algo que no lo es, el que está rompiendo el marco legal, el marco del Estado de Derecho, es el que está cometiendo esta acción.
T: ¿Qué les hace pensar que la policía catalana no cumplirá las órdenes de la Justicia española?
R: La policía, los servidores públicos, están para hacer cumplir lo que son normas que tengan obviamente un sentido en el marco que existe, e impedir un referéndum en el marco actual no está en ningún marco contemplado, es una opción política. Por lo tanto impedir por medio de la coerción una opción política en todo caso lo que hace es cuestionar a quien ejerce la coerción, y eso tiene varios nombre.
T: -La Fiscalía ordenó tomar declaración a los alcaldes con el riesgo de ser detenidos, y ya se presentaron querellas por delitos penados con inhabilitación y cárcel. ¿Llegaremos a ver algo peor, algún dirigente preso?
R: Francamente si me preguntas ‘¿le gusta este escenario?’, digo que en absoluto. Es evidente que no me lo imagino y creo que sería un error garrafal. La pregunta es ¿Europa pueda permitirse esta situación? ¿Puede permitirse la Unión Europea, los Estados miembros, el mundo, Argentina, que en un Estado democrático se ponga en la cárcel a un responsable político, legítimamente elegido que no ha cometido ningún crimen. Repito, que no ha cometido ningún crimen. ¿Es eso aceptable? ¿Cómo llamamos a este régimen, a este marco, es algo que podemos aceptar como democrático?.
T: En la campaña electoral sólo está representada la opción del “Sí”, algo que establece un claro desequilibrio.
R: Hay gente que públicamente ha dicho que va a defender el “No”, incluso en el parlamento de Cataluña. Yo insto a que si alguien cree que lo mejor para Cataluña es que no sea independiente, desde el gobierno damos todas las garantías para que lo hagan. Pero cuando vemos las encuestas, a pesar de que desde la oposición se está instando a no votar, la gente dice que irá. Lo importante es reconocer el derecho de los ciudadanos a expresarse. El referéndum permite al 100% de la población expresarse, prohibirlo evita que se exprese el 80% que quiere hacerlo. Entonces, ¿dónde está la democracia?
T: A la hora de gestionar los resultados del referéndum, la participación es clave, pero se han negado a establecer un piso.
R: En términos de participación vamos a buscar la máxima participación posible. Dijimos que en un referéndum pactado estábamos dispuestos a negociar unos niveles de participación. Pero si no hay negociación, lo que marcan las normas y prácticas internacionales, es que va a votar quien va votar. Poner un límite en este contexto es improcedente, es alimentar el boicot. Vamos a ver qué pasa el día 1 y valorar la votación.