Activistas de comunidades indígenas y movimientos sociales de Ecuador mantenían hoy sitiada la ciudad de Quito, con huelgas, asambleas, bloqueos y manifestaciones que incluyeron una irrupción en la sede del parlamento, en una escalada de protesta que forzó al presidente Lenín Moreno a mudar la sede del gobierno a Guayaquil.


Los manifestantes, que llegaron por miles hasta Quito desde distintas partes del país, exigen la inmediata anulación de los aumentos de los precios de los combustibles, decididos por Moreno en acuerdo con el FMI, y algunos de ellos, incluso, pretenden lisa y llanamente la salida del gobierno.


La rebelión forzó a Moreno a decidir anoche la mudanza de la sede gubernamental desde Quito hacia Guayaquil, donde quiso mostrase al mando durante una reunión con autoridades de los tres poderes del Estado.

(Fuente: Télam)