En el presente informe se analizan las ejecuciones provinciales al cierre del año 2018 de la Administración Pública no Financiera, de acuerdo a los datos disponibles en la Subsecretaría de Relaciones con Provincias del Ministerio de Interior.

Consolidado de las 24 jurisdicciones


Analizando la evolución del resultado primario se observa que en 2018 las provincias alcanzaron un superávit equivalente al 0,4% del PIB. Este dato no es menor, ya que desde el año 2014 no se registraba un resultado primario positivo en las cuentas provinciales.

Por otra parte, la evolución de los intereses de deuda provinciales refleja un aumento de importancia en el PIB en los últimos dos años, y sobre todo en este último ejercicio, en el que llegó a representar el 0,7% del PIB. El valor alcanzado por los intereses de la deuda en 2018 es el más importante de todo el período analizado.

Prestando atención al resultado financiero, que a diferencia del resultado primario tiene en cuenta los intereses de deuda dentro de las erogaciones, el conjunto de las provincias registró en 2018 un déficit equivalente al 0,3% del PIB. Este nivel es menor al que se venía registrando los últimos tres años, el cual consistentemente resultó de aproximadamente 1% del PIB, lo que denota el esfuerzo realizado para mejorar las cuentas públicas.

El resultado primario del conjunto de jurisdicciones pasó de presentar un déficit de 0,4% del PIB en 2017 a un superávit de 0,4% del PIB en 2018. Resulta interesante entonces, indagar acerca de las razones que explican este cambio de signo en el último año, analizando el comportamiento de los principales determinantes del resultado primario.


Por el lado de los ingresos totales, la coparticipación tuvo un incremento de 0,45 puntos porcentuales (p.p.) del PIB, constituyéndose en el rubro que más creció en el último año. La otra fuente de ingresos automáticos, el Fondo Federal Solidario, fue derogada en agosto del año pasado y en consecuencia cayó 0,12 p.p. del PIB en la comparación interanual. Ambos ingresos conforman los recursos que la Nación envió de manera automática a todas las provincias.

Respecto a los envíos no automáticos corrientes y de capital, en 2018 registraron una merma equivalente a 0,57 p.p. del PIB (-0,52 p.p. los corrientes y -0,05 p.p. los de capital). En cuanto a la recaudación propia, los datos disponibles reflejan una caída conjunta de 0,19 p.p. del PIB. El resto de los ingresos crecieron 0,09 p.p. del PIB. En suma, los ingresos totales presentaron una caída de 0,34 p.p. del PIB entre 2017 y 2018.


Dentro del gasto primario la caída más relevante respecto a 2017 se registró en el gasto en personal, equivalente a 0,67 p.p. del PIB. El gasto de capital también tuvo una baja de 0,23 p.p. del PIB, mientras que el resto de las erogaciones cayeron 0,28 p.p. del producto. En total, el gasto primario disminuyó 1,17 p.p. del PIB entre 2017 y 2018.

Al ser más importante la caída de las erogaciones que la de los ingresos, el resultado primario mejoró 0,8 p.p. del PIB, pasando de déficit a superávit.