El presidente electo, Alberto Fernández, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, polemizaron en torno del protocolo de uso de armas de fuego, que implementó el gobierno de Mauricio Macri, y que la nueva gestión busca derogar a partir del 10 de diciembre, ya que “sólo sirvió para lamentar víctimas de violencia institucional”.


“Les va a salir el tiro por la culata, yo les diría que lo piensen, que no actúen impulsivamente, que analicen con más tiempo y no tomen decisiones contrarias sólo porque las hicimos nosotros”, dijo Bullrich esta mañana en declaraciones a radio La Red.


Minutos después, por El Destape radio, llegó la contestación de Fernández: “Y yo le pediría a Bullrich que reflexione sobre lo que hizo. Esos protocolos no sirvieron para nada, sólo sirvieron para lamentar víctimas de violencia abusiva institucional”.

(Fuente: Télam)