PIDEN REFORMA LABORAL Y EDUCATIVA ANTE EL CAMBIO TECNOLÓGICO

El titular del Grupo Techint, Paolo Rocca, y el de Mercado Libre, Marcos Galperín, manifestaron hoy su deseo de que Argentina encare una amplia reforma laborar y educativa para que el país pueda insertarse de manera efectiva en la economía mundial, ante los abruptos cambios tecnológicos, y “erradicar las actitudes extorsivas” que realizan algunos sindicatos.
Rocca y Galperín, dueños de dos de las principales multinacionales de capitales argentinos, formularon estas declaraciones en el marco del 53° Coloquio de IDEA que se desarrolla en Mar del Plata, y que congrega a empresarios, sindicalistas y políticos.
El titular del Grupo Techint, quien por primera vez hablaba en este foro destacó que con el actual gobierno de Mauricio Macri “se percibe un clima muy positivo de transformación en Argentina, en el que se puede discutir una agenda a largo plazo, algo que no hemos tenido en mucho tiempo”.
Rocca consideró que la reforma laboral “es inevitable” debido a los cambios tecnológicos que presenta el mundo, pero esta debe estar acompañada “por un cambio en la educación, y la transformación del conurbano, donde la tercera parte de la población vive bajo la línea de pobreza” porque sin estas tres transformaciones “la gobernabilidad de Argentina será imposible”.
“Luego de dos años en que se superaron muy bien los problemas coyunturales, el Gobierno está instalando una agenda a largo plazo donde los empresarios debemos contribuir”, dijo Rocca, ante un auditorio que reunía a los principales hombres de negocios, sindicalistas, que escuchaban en silencio y expectantes sus palabras.
Por su parte, Galperín, quien ponderó la reforma laboral brasileña, dejó en claro que “hay que aclarar que el poder adquisitivo de los trabajadores debe estar garantizado”, pero advirtió que “si queremos bajar la pobreza a un dígito, será imposible que sigamos en este marco” sindical.
Explicó que “en los próximos años habrá creación de empleo por el mayor nivel de actividad vinculado a la realización de obra pública”, una actividad “en que si sos 20% o 30% menos competitivo que Chile o Brasil no importa porque no vas a importar una carretera o un puerto, o un edificio”.
“Pero si queremos salir de los índices de 30% de pobreza, llevarlo a un dígito, es imposible hacerlo con el marco laboral que tenemos, y con un socio comercial como Brasil, con el que tenemos fronteras abiertas, y que cambió drásticamente su marco laboral”, advirtió Galperín.
Rocca explicó la automatización, la introducción de inteligencia artificial, robotización, “han transformado la producción” y eso generó modificaciones en Alemania, en el 2001, hora en Francia con el presidente Emmanuel Macron, en Italia, y Brasil ahora.
Tenemos que capacitar a la gente “para operar en un mundo distinto, donde las competencias cambian muy rápidamente, donde hay que alentar la inversión de riesgo de las empresas, pero a las que también hay que permitirles expandirse y reducirse, si es necesario, sin que esto lleve a un proceso disruptivo”.
“La flexibilización hoy es inevitable”, aseguró el titular de la multinacional Techint, y pidió “condiciones laborales que no son las que el mundo conoce”.
¡”Hay que encarar la reforma por los (convenios) colectivos, por empresa…? Para mí hay muchas maneras. Los acuerdos sectoriales, colectivos, es un marco abierto”, dijo Rocca, con un castellano fuertemente marcado por su natal acento italiano.
Por su parte Galperín advirtió que el cambio tecnológico “es tan veloz que hay que capacitar a gente para empleos que todavía no existe”.
En la misma línea, Rocca consideró: “No podemos tener la planta parada por 10 personas alrededor de un fogón, y que no dejan entrar los camiones”, frase que fue aplaudida por la concurrencia y añadió: “No estoy refiriéndome solo a nosotros, también a usted, (secretario general de la UOM, Antonio) Caló”, presente en el Coloquio “porque se perjudican ustedes también”.
Rocca se mostró a favor de “erradicar la ilegalidad y la extorsión, tener amortiguadores sociales que permitan a las empresas crecer y tener costo previsible. No judicializar accidentes de trabajo que se producen fuera de la fábrica, lo que crea un riesgo no evaluable para las empresas, especialmente a las pymes”.
Sin embargo, Rocca aclaró que a “esto hay que hacerlo en acuerdo con las organizaciones sindicales. El Gobierno está avanzando en esta dirección”.
Sobre la cuestión educativa, el número uno de Techint aseguró que “si uno trabaja en educación para el empleo construye ascenso social. Una reforma educativa es fundamental porque hoy el 60% de los chicos no llegan al nivel básico de matemática. Y los docentes tienen que ser evaluados”, añadió.
Galperín, en tanto, acordó con que es necesaria una reforma educativa, en la que “la tecnología puede jugar rol importante” pero reconoció que “va a ser difícil para el estado modificarlo aunque tenga las mejores intenciones”.