PICHETTO EVALUÓ CON INDUSTRIALES UN PROYECTO COMPLEMENTARIO AL DE COMPRE NACIONAL ENVIADO POR EL EJECUTIVO

22

El jefe de los senadores peronistas, Miguel Pichetto, evaluó hoy con industriales la posibilidad de impulsar un proyecto de ley complementario al de Compre Nacional, enviado por el Gobierno para favorecer la compra de productos de fabricación nacional y que se encuentra actualmente en tratamiento en la Cámara de Diputados.
El senador recibió al vicepresidente del Foro para una Nueva Política Industrial (FONPI) Jorge Zaccagnini; al titular dela Cámara Argentina de Multimedia, Ofimática y Comunicaciones y Afines (CAMOCA) Hugo Martty y Carlos “Pancho” Gaitán de la agrupación Felipe Vallese de la CGT, quienes le plantearon la necesidad de “avanzar y profundizar” en la herramienta del compre nacional a través de una ley.
En el encuentro Pichetto, Zaccagnini, Martty y Gaitán se comprometieron a trabajar en la elaboración de una iniciativa que “complemente la de Compre Nacional enviada por el Gobierno Nacional” y que será tratada en noviembre próximo en la Cámara de Diputados.
En un comunicado, los dirigentes manifestaron que la idea es dar una “definición clara sobre qué implica que un producto sea de industria nacional” y explicaron que “para merituar si lo es efectivamente tienen que tenerse en cuenta algunos aspectos fundamentales como, por ejemplo, cuánto trabajo de empleados en Argentina se utilizó en su elaboración, la energía utilizada, si tiene diseño y programación local y cuál es el impacto ambiental”.
También coincidieron en afirmar que “la ley de Compre Nacional que remitió el Gobierno es un eje interesante para el sector industrial”.
“Lo que se busca con una norma complementaria es consolidar los elementos que hay que evaluar para considerar que un producto es de fabricación nacional”, añadieron en el encuentro de hoy, de acuerdo a fuentes del bloque peronista.
El proyecto de ley de “Compre Argentino”, enviado en mayo pasado a la Cámara baja, prevé márgenes de preferencias para las industrias locales, especialmente para las pymes, y la obligación para las extranjeras que se adjudiquen licitaciones de contratar en un 20 por ciento productos fabricados en el país.
También establece que las empresas locales tendrán un margen de preferencia a la hora de ofertar en licitaciones realizadas por el Estado, del 12 por ciento en el caso de las pymes y del ocho por ciento cuando se trate de grandes compañías.