PÉREZ VOLPIN: EN LA CIUDAD “HAY GENTE QUE ESTÁ PIDIENDO AYUDA A GRITOS”

19

La periodista y primer candidata a legisladora porteña del frente Evolución, Débora Pérez Volpin, reconoció que el oficialista Vamos Juntos es “una alianza que parece casi invencible” de cara a las elecciones legislativas, pero advirtió que existe una realidad diferente a lo que “muestra la publicidad oficial” y que en la ciudad de Buenos Aires “hay gente que está pidiendo ayuda a gritos”.
La ex conductora de los noticieros de Canal 13 recibió a Télam en un bar del barrio de Caballito (donde vive desde hace 20 años junto a su familia), al que llegó caminando, como una vecina más y sin la compañía de asesores, como acostumbran los candidatos.
Formada en el Nacional Buenos Aires y licenciada en Ciencias de la Comunicación en la UBA, Pérez Volpin puso a la educación pública y a los sectores más vulnerables como eje de su agenda electoral.
-Télam: ¿Qué la decidió a saltar del periodismo a la actividad política?
-Débora Pérez Volpin: Hacía rato que tenía ganas de comprometerme de otro modo. Me siento satisfecha con mi carrera en el periodismo, pero necesitaba un cambio de etapa en mi vida y me decidí a emprender este desafío, que es pasar a la acción para intentar mejorar la calidad de vida de la gente. Espero no defraudar.
-T: La política es un mundo complejo. ¿En algún momento le dio temor o se detuvo a pensar en lo que ponía en juego al decidir encarnar una candidatura?
-D.P.V: Es cierto, el universo de la política es complejo. Está atravesado por operaciones políticas y denuncias de corrupción, que muchas veces no llegan a nada y eso la tiñe de sospechas. Le tengo temor a esas cosas, pero no quise que esa sea una limitación a la hora de tomar una decisión como ésta, porque sino nadie se comprometería a hacer nada.
-T: Está en plena campaña y recorriendo la ciudad ¿Qué recoge de la calle, que le dicen los porteños?
-D.P.V : Hay gente que está pidiendo ayuda a gritos, no todo es lo que se muestra en la publicidad oficial. El martes pasado en una charla en el barrio de Villa Real apareció una señora jubilada y me dijo: “Yo vengo de Monte Castro, cobro la mínima y no me alcanza. Toda mi vida trabajé en una panadería y siempre fui inquilina pero ahora, si pago mi alquiler, no me alcanza para llegar a fin de mes. No tengo cómo vivir”. Abrió la palma de su mano y me mostró los seis pesos en monedas que tenía para volver a su casa y me dijo: “Esta es mi inversión del día. Venir a pedirles que se ocupen de nosotros”. Estas cosas me atraviesan y es ahí donde digo que tomé la decisión correcta.
-T: ¿Había tenido antes propuestas para participar en otros partidos?¿Por qué decidió acompañar el proyecto político encabezado por Martín Lousteau?
D.P.V: No es que tuve propuestas de otros partidos, pero si las hubiese tenido no sé si las hubiera aceptado. No me da lo mismo porque creo que la posibilidad de hacer tiene que ver con un equipo en el que tenés que confiar para encarar este desafío. Lousteau es un hombre brillante en sus ideas. Me gusta la mirada de futuro que tiene de Buenos Aires, la de una ciudad moderna y de iguales. Su ofrecimiento coincidió con un momento particular de mi vida y todo se alineó.
-T: ¿Cómo evalúa la gestión del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta?
-D.P.V: Yo veo que hay una brecha muy fuerte entre lo que pagan los porteños en sus impuestos con una carga tributaria enorme y la calidad de servicios que reciben. Hay cosas que no están bien en la Ciudad, como la salud y educación publica. Tenemos un importante déficit habitacional, con uno de cada diez habitantes de la Capital viviendo en un villa o asentamiento. El metrobus es una solución visible para el transporte público, pero eso no puede ir en detrimento del desarrollo de las redes de subtes. La promesa de campaña de Macri de construir 10 kilómetros de subte por año se transformó en 11 kilómetros en una gestión de diez años.
-T: ¿Creen que Evolución logrará insertarse como tercera vía en la Ciudad en un escenario nacional que se muestra cada vez más polarizado entre Cambiemos y el kirchnerismo?
-D.P.V: Es un desafío difícil pero no imposible. La polarización no le sirve a nadie, sólo es funcional a quienes son los dos extremos. Pretendemos ocupar un lugar de oposición constructiva que le devuelva equilibrio a la Legislatura, donde el PRO tiene mayoría casi automática. No todo lo que hizo el macrismo en la Ciudad está mal, pero un gobierno que lleva diez años requiere que su gestión sea auditada y ayudar a que sus gastos sean reorientados.
-T: ¿Tiene un primer proyecto de ley en carpeta para presentar, si logra entrar a la Legislatura?
-D.P.V: Sí. Tiene que ver con la educación y la implementación de un legajo único digital por alumno, que nos permita tener un diagnóstico certero de la trayectoria del chico en la escuela pública, desde su ingreso al jardín de infantes hasta su egreso del secundario. Esto también nos va a ayudar a tejer la fragmentación en términos de calidad y contenidos que existen entre las distintas etapas, incluso con la universidad. También me encantaría concretar una red de tutorías masivas, donde los alumnos universitarios puedan ayudar a los del secundario en sus problemas de aprendizaje y que eso, a su vez, sirva como estímulo como para mostrarles que hay otra cosa después del secundario.
-T: ¿Piensa esta candidatura como el inicio de una definitiva carrera política o como una experiencia que podría, en el futuro, devolverla al periodismo?
-D.P.V: Yo me planteo esto como un desafío personal. Si los ciudadanos me dan la oportunidad, entrar a la Legislatura será un excelente punto de partida. La verdad, me siento muy satisfecha con lo que hice hasta ahora como periodista. No podría volver a estar al frente de un noticiero en Canal 13, pero no pienso abandonar la profesión porque me parece que puedo seguir aportando desde ese lugar. Este es un enorme desafío que me llena de pasión y me revive.
-T: Esa pasión con la que habla sobre los temas de la ciudad, me llevan a preguntarle ¿Cómo se ve como la primera jefa de Gobierno?
-D.P.V: (Risas…) Nadie que viene de un mundo ajeno a la política se puede proyectar. Yo no tengo grandes ambiciones. Ni de lejos me puse a pensar en algo así. Imaginate que ésta (por la postulación a legisladora porteña) ya es un idea alocada que se me ocurrió y que me dan la oportunidad de concretar. No tengo ninguna ambición personal.
-T: ¿Cristina Kirchner, Elisa Carrió o María Eugenia Vidal, con cuál de esas tres dirigentes políticas se identifica?
-D.P.V: No tengo un modelo. Yo quiero ser fiel a lo que siento y a mis convicciones.
-T: ¿Por qué piensa que Cristina Kirchner y Elisa Carrió siguen siendo figuras de tanto peso en el escenario político?
-D.P.V: Cristina tiene el mérito de haber sido elegida la primer presidenta mujer de la historia del país. Me acuerdo de ella cuando fue senadora y su enorme capacidad oratoria, pero me parece que carece del rasgo femenino de la autocrítica. Tiene causas judiciales encima, sus hijos, Máximo y Florencia, están embargados. Creo que debería tomar aire, pensar que se resuelva esto y después ocuparse de la carrera política. Me parece que Elisa Carrió es una mujer valiente y fuerte. Uno la ve absolutamente cómoda en campaña a pesar de que antes dijera algunas cosas del Pro que ya no dice y se sienta a hacer el Facebook life con Larreta.
T: Sin embargo -según indican las encuestas- al electorado porteño no parece importarle ese cambio de postura de Carrió y sigue prefiriéndola…
-D.P.V: Ahora la alianza Carrió-Rodríguez Larreta parece casi invencible. Las encuestas la acompañan por eso hace campaña en la provincia, donde se juegan las ligas mayores, pero todo tiene un costo. Cuando decidís estar en un lugar dejas de estar en otro. La verdad, desde mi humilde lugar, creo que Lilita juega un rol de fiscal y está bien la denuncia, pero si estoy acá es porque hace falta discutir otras cosas.