PASADO EL ATAQUE EN LA RAMBLA, INDEPENDENTISTAS CATALANES PERSISTEN Y PRESENTAN PROPUESTA DE LEY DE TRANSICIÓN

18
Con los recientes atentados yihadistas todavía como telón de fondo, los partidos independentistas de Cataluña presentaron hoy la propuesta de ley que regulará la transición hacia la constitución de un Estado independiente, en caso de que el próximo 1 de octubre se imponga el “sí” en el referéndum unilateral de secesión de la norteña región de España, que el gobierno español rechaza por ilegal.
La iniciativa demuestra que el calendario del proceso de secesión se mantiene sin alteraciones mientras la sociedad catalana aún se recupera de la conmoción que supuso el golpe sufrido el pasado 17 de agosto por el doble atentado cometido por una célula yihadista en Las Ramblas de Barcelona y la ciudad costera de Cambrils, que dejó 16 muertos y decenas de heridos.
Ante la presentación de la ley de transición, la oposición catalana que defiende la unión denunció que los independentistas sólo quieren “tapar su vergüenza” por el comportamiento que tuvieron el sábado al “utilizar políticamente” la multitudinaria manifestación contra el terrorismo, en la que se gritaron consignas a favor de la independencia y contra el rey Felipe VI.
El nuevo paso de confrontación dado desde Cataluña, motivó también una conversación telefónica entre el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y el líder del opositor Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, quienes reafirmaron su compromiso en defensa de la “legalidad”, siguiendo con una línea de “proporcionalidad y eficacia” frente a los secesionistas catalanes.
“Esta ley tiene una clausula suspensiva, que solo entra en vigor si el 1 de octubre, los votos que corresponden al ‘sí’ a la independencia ganan al ‘no’ a la independencia”, explicó hoy en conferencia de prensa en el parlamento regional Lluís Corominas, líder de la coalición independentista Junts pel Sí (Juntos por el Sí), al presentar el marco legal de la transición hacia el hipotético Estado independiente.
Según el diputado catalán, la ley “dará cobertura, el marco jurídico, al período inmediatamente posterior al referéndum hasta las elecciones constituyentes”.
Los independentistas estipulan que la transición durará aproximadamente un año y culminará con un nuevo referéndum para aprobar la nueva Carta Magna.
“Con esta ley le damos seguridad jurídica a los que quieren votar ‘sí’, ya que de antemano sabíamos que si gana el ‘no’ habrá elecciones autonómicas”, indicó Corominas.
Los grupos independentistas acordaron aprobar la norma, bautizada como “Ley de Transitoriedad jurídica y fundacional de la República”, antes del 1 de octubre, la fecha marcada en rojo en el calendario para el referéndum de secesión.
Corominas señaló que la ley se registrará hoy pero no dio más detalles sobre su trámite aunque dijo que “se reservaban cualquier vía que permita aprobarla antes del 1 de octubre”.
Recientemente, los partidos independentistas aprobaron, gracias a su mayoría absoluta, una reforma del reglamento del parlamento catalán que les permitiría aprobar de forma exprés ésta y otras leyes de “desconexión”.
Sin embargo, el Tribunal Constitutional español suspendió de inmediato aquella reforma, con lo que actuar por esta vía supondrá desobedecer a la Justicia y tendría consecuencias penales.
“Intentan pasar página de la vergonzosa actuación de algunas entidades durante la manifestación del sábado. Pero por fin hablan de elecciones, que permitirán cambiar de gobierno y no de pasaporte”, aseguró Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos, el partido mayoritario de la oposición catalana, al valorar el último paso de los independentistas.
Entre otras cuestiones claves, se decreta una “amnistía” para todos los condenados e imputados en relación con el proceso independentista, como es el caso del ex presidente catalán Artur Mas, quien fue inhabilitado por celebrar la consulta simbólica del 9 de noviembre de 2014, explicó el diputado Benet Salellas, del partido anticapitalista CUP (Candidatura de Unidad Popular), cuyos votos mantienen al actual gobierno catalán.
“Estamos ante una gran farsa, una gran comedia para una parte de la sociedad catalana, ante sus propios votantes”, dijo por su parte Xavier García Albiol, líder del PP catalán.
“Vamos a hablar claro, la presentación de esta ley obedece a la necesidad de seguir movilizando a la parroquia de los independentistas, y tapar el escándalo, la vergüenza de los que usaron la manifestación del sábado gritando cosas como ‘muerte al Borbón'”, añadió.
Albiol sostuvo que el PP catalán “no tiene problema de que se aplique el artículo 155 de la Constitución” española, que contempla “suspender” la autonomía -las instituciones catalanas- para frenar el “golpe de Estado” que supone el proceso de secesión, el mecanismo más drástico que tiene a su alcance el Ejecutivo de Rajoy pero que nunca antes se utilizó en democracia.
En tanto, el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, insistió en que su partido no participará ni legitimará “una operación política que tiene como objetivo satisfacer la demanda independentista que no es mayoritaria”, por lo que llamó a los catalanes a no votar el 1 de octubre.