PARA EL FBI LA ENCRIPTACIÓN DE LOS TELÉFONOS ES “UN GRAN PROBLEMA”

La encriptación de los teléfonos móviles es “un gran, gran problema” para las investigaciones del FBI, según afirmó su director, Christopher Wray, tras quejarse de que durante una investigación el organismo no pudo acceder y extraer datos de alrededor de 7.000 dispositivos móviles porque estaban cifrados.
Wray realizó esas declaraciones al participar de la conferencia anual de la Asociación Internacional de Jefes de Policía (International Association of Chiefs of Police), que tuvo lugar en Filadelfia.
“Lo entiendo, hay un equilibrio que debe lograrse entre la encriptación y la importancia de darnos las herramientas que necesitamos para mantener seguras a las personas”, continuó el director, citado hoy la cadena BBC.
Así se refirió a que la criptografía es la herramienta que le permite a las personas mantener sus comunicaciones libres de interferencias de terceros.
En 2016 y bajo la justificación de la seguridad nacional, el FBI le pidió a Apple que desbloqueara un iPhone usado por Syed Rizwan Farook, uno de los responsables del ataque terrorista que tuvo lugar en San Bernardino, Estados Unidos.
Pero Apple se negó a este pedido, al argumentar que sus teléfonos fueron diseñados para que ni siquiera sus propios fabricantes pudieran acceder una vez encriptados.
Luego, el FBI informó que una firma de tercera parte descubrió una forma de acceder al dispositivo de Farook.
A principios de este mes, un juez federal dictaminó que el FBI no tenía que revelar la identidad de la empresa ni cuánto había pagado la agencia por sus servicios.
Este falló tuvo lugar luego de solicitudes de libertad de información presentadas por periodistas.