El tipo de cambio real y los precios internacionales de los principales productos de economías regionales se encuentran actualmente en un nivel semejante al de 2010, cuando las exportaciones avanzaban a buen ritmo. De hecho, en 2011 se logró el máximo de ingreso de dólares por ventas al exterior. Pese a estos indicadores, se adviertes complicaciones, problemas de rentabilidad y ciertas situaciones de crisis en un buen número de actividades productivas de diferentes zonas del país .

Entre los factores explicativos de este cuadro de situación hay que considerar que una fracción importante de las actividades de economías regionales depende de la evolución del mercado interno. También incide la suba de costos, particularmente impositivos, que ha caracterizado a la economía argentina en la última década. Al mismo tiempo, aunque se han registrado avances, subsisten problemas de logística y de acceso a mercados externos, lo que marca desventaja con nuestros competidores de terceros países. A esto se agrega, en el presente, el elevado costo financiero .

De allí la importancia de los recientes anuncios del gobierno nacional, bajando impuestos que afectan directamente a las economías regionales. Se trata del adelanto, a marzo de este año, de los beneficios previstos en la reforma tributaria de 2017, vinculados con el mínimo no imponible de las contribuciones patronales. La medida anunciada alcanza a 24.000 empresas, la mayoría pymes, que emplean a más de 250.000 trabajadores.

(Extracto Informe IERAL)