OPINIÓN Una apuesta osada

Por Gabriel Holland

Parece que los planetas se alinean, pero en este caso, en forma adversa para los mercados.
Porque es cierto que los bonos argentinos perdieron precio durante las últimas semanas, pero los activos de renta fija y variable en todo el mundo tampoco están de parabienes.

Así mismo el dólar se fortalece en el planeta, pero mucho más en nuestras pampas.

Mientras tanto la tasa del bono estadounidense a 10 años cayo algo estos días por la compra masiva bonos del tesoro americano ante el temor de los inversores por la posible expansión del “efecto Italia”. Y esto originó descensos de precios en todo el mundo. Tal es así que hasta los bonos corporativos más conservadora de EE. UU. vieron menguar su valor. (por aparte, ante semejante escenario de volatilidad-miedo en criollo-la pregunta a hacerse es ¿Por qué no sube fuerte el oro?)

Así mismo todo lo expuesto rebota localmente, y surgen dudas.

¿Se podrá contener el precio del billete?

¿Mejoraran los preciso de los activos financieros argentinos si se logra ingresar a Mercados Emergentes?

Cual será el impacto local de una subida en la tasa americana al 3,5% o 4%.?
Como impactará la arremetida del presidente Trump contra las importaciones procedentes de China.?

¿Aguantará la moneda euro la presión política de la eurozona?

Y, ante tantos interrogantes, en el mundo los inversores vendan activos de riesgo y elijen refugiarse – en moneda y títulos de deuda estadounidenses, paradojalmente uno de los países mas debilitados por su política fiscal y endeudamiento.

Y en el ámbito local, ante la duda, hay quienes venden bonos soberanos y se quedan en dólares billete a la espera de mayores bajas en los precios de la renta fija local y de las acciones domésticas.