OMC ADVIERTE SOBRE POLÍTICAS COMERCIALES RESTRICTIVAS

Los signos de recuperación que muestra la economía mundial podrían quedar anulados si los gobiernos recurren a políticas comerciales restrictivas e inician un ciclo de represalias mutuas, advirtió hoy la Organización Mundial del Comercio (OMC).
“Lo último que necesita la economía mundial es un ciclo de represalias. La mejor manera de abordar los acuciantes problemas comerciales que enfrentan los miembros de la OMC es mediante una acción colectiva”, declaró el director general de la entidad, el brasileño Roberto Azevêdo.
La advertencia, formulada en ocasión de la presentación del informe de la OMC sobre las perspectivas del comercio mundial, llega en un momento en el que Estados Unidos y China se encuentran en la primera etapa de una contienda comercial, que empezó con la decisión de Washington de aumentar los aranceles al aluminio y al acero.
Azevêdo reconoció que “políticamente debemos estar viendo su inicio (de la guerra comercial) y eso es exactamente lo que he pedido a los miembros (de la OMC) que intenten evitar”.
Debido a esto, la OMC pidió a los países que actúen con moderación y que busquen a través del diálogo y compromisos serios las soluciones a sus desacuerdos, frente a los temores cada vez más generalizados de una incipiente guerra comercial, indicó la agencia de noticias EFE.
El informe de la organización señala que se puede anticipar que el agravamiento de las tensiones geopolíticas reducirá las corrientes comerciales, aunque reconoce que la magnitud del impacto es “impredecible”.
“Dados los cambios tecnológicos, los conflictos podrían adoptar cada vez más la forma de ataques cibernéticos, lo que podría repercutir en el comercio de servicios tanto o más que en el de mercancías”, sostiene el documento.
El documento de la OMC sale a la luz luego de que el gobierno chino presentara esta semana ante la OMC una denuncia contra los Estados Unidos, por los aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio procedentes del gigante asiático y que impuso Washington.
Se trata de la segunda denuncia de Beijing ante la OMC, después de la que presentó el pasado 5 de abril por los aranceles por un monto de US$ 50.000 millones que EEUU anunció que impondrá a una lista de 1.300 productos chinos, que incluyen tecnología de punta de las industrias aeroespacial y robótica.