NUEVAS PROTESTAS EN HAMBURGO CONTRA EL G20: SUMAN 159 LOS POLICÍAS HERIDOS Y HAY 60 DETENIDOS

18
Manifestantes antiglobalización incendiaron hoy decenas de autos e intentaron impedir que los líderes del G20 llegaran al recinto donde se celebra la cumbre del grupo en Hamburgo, Alemania, luego de que 159 policías resultaran heridos y 60 manifestantes detenidos ayer y esta madrugada en otras protestas.
Aunque todos los líderes pudieron ingresar al centro de convenciones donde se realiza la cumbre, un grupo de manifestantes logró que Melania Trump, la mujer del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se perdiera su primer acto oficial al impedirle salir de su residencia en Hamburgo, informó la agencia de noticias DPA.
Decenas de policías se movían en grandes grupos por diferentes partes de Hamburgo y lanzaban chorros de agua desde camiones para mantener a raya a los manifestantes y tratar de que despejaran las calles, según imágenes transmitidas por canales de TV alemanes.
Algunos manifestantes fueron hechos retroceder varios cientos de metros desde un lugar donde habían hecho una sentada de protesta, justo frente al primer puesto de control cerca del centro de convenciones de la cumbre.
La policía informó luego por Twitter que todos los Jefes de Estado y de gobierno habían conseguido llegar a salvo al centro de convenciones. Ninguno de los activistas logró irrumpir en la zona de exclusión establecida en torno al lugar del encuentro, agregó la policía.
Según informaron las fuerzas de seguridad, varios policías sufrieron hoy heridas por cortes tras ser atacados por unos 60 encapuchados en una estación de tren situada en el barrio de Altona, situado en el oeste de la ciudad.
Los violentos también rompieron con un martillo los vidrios de un automóvil policial en cuyo interior estaban sentados agentes.
Como resultado de los actos violentos, el balance de detenidos asciende en la actualidad a 60 personas y el de policías heridos a 159.
Mientras que contra 45 de los manifestantes ha sido dictada una orden de arresto, otra docena de sospechosos permanece en la actualidad bajo custodia policial, dijeron las autoridades a DPA.
Los líderes del G20, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, los presidentes Trump y ruso, Vladimir Putin, tiene previsto discutir en la cumbre sobre cambio climático, comercio internacional y otras cuestiones polémicas.
Los activistas protestan contra la globalización, la desigualdad económica y lo que perciben como una falta de voluntad para combatir el cambio climático.
Hoy por la madrugada, manifestantes arrojaron petardos a un helicóptero de la policía y le erraron por poco, informó la fuerza.
Activistas rompieron los ventanales del Consulado de Mongolia y pincharon los neumáticos de un auto perteneciente a la delegación de Canadá ante la cumbre. Otros colocaron objetos sobre las vías en una estación de tren, lo que afectó el tránsito de algunos ferrocarriles.
La policía de Hamburgo, que ya había movilizado a 20.000 de sus agentes para patrullar las calles, el cielo y las aguas del río Elba,, pidió hoy más refuerzos para poder garantizar la seguridad en la cumbre.
No obstante, los incidentes de hoy fueron mucho menos graves que los violentos disturbios de anoche, en los que 111 policías resultaron heridos y 44 manifestantes fueron detenidos.
Los manifestantes se anotaron un pequeño triunfo con su acción contra Melania Trump, al impedirle salir de su residencia oficial.
“Hasta ahora la Policía no nos ha dado el ok de seguridad para poder abandonar la residencia” declaró una portavoz de la primera dama estadounidense a DPA.
El bloqueo por el que se vio afectada le impidió unirse con puntualidad al programa de los acompañantes del G20 en el que participan las mujeres y maridos de los mandatarios y que tiene como anfitrión al esposo de Angela Merkel, Joachim Sauer.
Melania Trump no pudo, por lo tanto, participar en el paseo en barco que estaba previsto que todos los “consortes” de líderes del G20 realizaran por la mañana, mientras sus parejas se reúnen en la primera sesión de trabajo.
La esposa de Trump no fue el único miembro de la delegación estadounidense que sufrió los inconvenientes de las protestas.
También el secretario de Estado del país norteamericano, Rex Tillerson, se encontró en su camino con unos 500 encapuchados cuando se disponía a cumplir con su agenda del día.
Además, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, que iba a participar en un acto con escolares sobre el G20, canceló su asistencia ante los dispositivos de seguridad desplegados, según informaron los organizadores del evento, citados por la agencia de noticias EFE.
En la marcha de ayer participaron unas 12.000 personas y las fuerzas de seguridad identificaron a alrededor de 2.000 de ellos, en su mayoría encapuchados, como miembros del grupos violentos.
Pronto comenzó el lanzamiento de objetos a la policía y la noche se saldó con varios coches quemados, escaparates y mobiliario urbano destrozados, además de los agentes heridos.
Decenas de autos más fueron incendiados hoy, agregó la policía.