Carrie Wilder -Directora de Gerenciamiento de Mercados para Sudamérica-Expedia Group

El mundo está más conectado que nunca y tener acceso a la información nunca antes fue tan sencillo. 

Cuando hablamos de viajes, nuestro mercado está compuesto por todos los lugares y todas las personas del mundo.

Hay aproximadamente dos millones de destinos en todo el mundo que las personas quieren visitar. También hay aproximadamente diez o más formas en que una persona puede describir su hospedaje: desde motel y hotel hasta bed and breakfast, departamento, tienda de campaña o incluso casa en un árbol. 

Si juntamos estos números, ya estamos viendo 20 millones de combinaciones posibles cuando se trata de búsquedas. Esta es la escala del universo de viajes en el que operamos hoy. Cabe mencionar que ni siquiera incluye ninguno de los términos calificados de servicios que los clientes suelen buscar. Por ejemplo, ¿estás buscando para tu familia? ¿Para llevar a tu mascota? ¿Con vista al mar o desayuno buffet? 

En pocas palabras, es un desafío. De manera realista, estamos viendo más de 2 mil millones de combinaciones de búsqueda, y eso es únicamente la punta del iceberg porque hay aún más combinaciones que no se conocen explícitamente aún. 

Lo anterior, sumado al hecho de que la innovación acelerada que vivimos actualmente está cambiando al mundo de manera exponencial, y la tecnología como la Inteligencia Artificial (IA) lo hace aún más complejo que nunca

Aunque seguramente escucharon que la tecnología está desempeñando un papel cada vez más importante en la forma en que se llevan a cabo los negocios, démosle un contexto tangible.

La IA alcanzó un nuevo hito cuando finalmente venció a un jugador profesional humano en el ajedrez por primera vez sin una desventaja. En otras palabras, la intuición de la IA alcanzó la capacidad de superar la mente humana. Y esto fue hace tres años y medio.

Entonces, cuando se trata de navegar por un mundo más conectado, más avanzado tecnológicamente y, por lo tanto, más complejo, ¿se vuelve abrumador? Definitivamente. No obstante, la oportunidad para la industria turística de Argentina es ilimitada. Y una de las claves para poner a la industria en hiperactividad es aprovechar los datos y la tecnología. Por supuesto, no todos los jugadores van a tener los recursos para invertir o el poder para generar los millones y millones de puntos de datos que lo hacen posible. Ahora estamos observando más de 2,3 mil millones de interacciones e intercambios de datos entre nuestros proveedores y el mercado de Expedia Group todos los días. Esto representa 2,3 mil millones de señales y oportunidades de retroalimentación de dónde aprender.

Aquí es donde podemos trabajar juntos, en colaboración. En lugar de resistirnos a la nueva tecnología y a los actores globales, hago un llamado a esta gran industria para que sea optimista sobre las oportunidades que tenemos por delante. 

Por ejemplo, hoy en día podemos imaginar a un bot que, basado en datos e impulsado por la acción, proporcione recomendaciones a un hotelero sobre cómo optimizar sus comentarios positivos o la forma en la que podría cambiar un comentario negativo de un huésped, refiriéndose al desayuno. Ahora imagine que, en lugar de una experiencia que le brinda información y acciones a través de las palabras en una pantalla, cobra vida en un bot de video humano para guiarle a través de ellas, lo que ayuda a hacer aún más eficiente el rendimiento de la empresa, similar a Google Assistant. Bueno, esto es algo en lo que ya estamos trabajando, y podemos esperar ver en un futuro no muy lejano.

Esta es una gran industria, una que en 2017 contribuyó con alrededor del 10,3% del PBI interno de Argentina y promete ser un pilar económico a largo plazo para nosotros si nos mantenemos a la vanguardia del juego. 

Entonces, ¿exactamente cómo hacemos esto? Veamos la oportunidad que brindan los datos y la tecnología. El aprendizaje automático, que es un factor poderoso y positivo, puede ayudar a resolver los desafíos de la industria y pone el poder de las plataformas globales, como las de Expedia Group, en manos de socios de todos los tamaños. 

El aprendizaje automático permite a los socios de Argentina ser mejores y más inteligentes a la hora de interactuar con los clientes y optimizar su negocio. Permite la predicción de tendencias en el mercado y una personalización más precisa. 

Por ejemplo, ofrecemos a los socios una herramienta gratuita de gestión de ingresos, Rev+, que tiene la capacidad de hacer predicciones como lo que un hotel debería cobrar en función de la competencia, la compresión y otras dinámicas del mercado. A través de la herramienta, el set competitivo de la propiedad se genera a máquina en función del conocimiento del mercado, las características del hotel y los precios. 

En otras palabras, el aprendizaje automático ya está ayudando a nuestros socios a reducir los gastos operativos y aumentar los ingresos al pronosticar la demanda para su inventario. 

De cara al futuro, está claro que necesitamos una pieza de inteligencia artificial para llevar el aprendizaje automático un paso más allá. De esta manera, podremos recomendar las herramientas idóneas y las perspectivas viables para optimizar el negocio de manera más eficiente para nuestros socios.

En los últimos meses, desarrollamos algoritmos para hacer precisamente esto y está en continua evolución. De hecho, en un futuro no muy lejano desarrollaremos las capacidades para que los socios analicen los consejos y oportunidades de gestión de ingresos con un bot de video. 

Es todo lo que soñamos en películas de ciencia ficción que cobra vida en la forma en que hacemos negocios, y no está muy lejos. La tecnología ya está creando el tipo de experiencia donde la automatización se siente un poco más humana.

En este mundo donde la tecnología cambia a la velocidad de la luz, sin duda cada vez es más difícil optimizar la distribución de los hoteles a nivel mundial. La industria evoluciona rápidamente, al igual que nosotros, aunque ninguna parte del universo de viajes tiene las respuestas o puede impulsar a nuestra industria solo por su cuenta.

Nos sentimos muy optimistas con respecto al futuro y hago un llamado a la industria de los viajes de Argentina para que adopte la tecnología y los datos que impulsarán a nuestra industria local a convertirse en un motor hiperactivo.