MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN EN BRUSELAS A FAVOR DE LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

14

El foco de la campaña catalana se trasladó hoy a Bruselas, el corazón de Europa, donde tuvo lugar una multitudinaria manifestación en favor de la independencia de Cataluña liderada por el ex presidente Carles Puigdemont, quien vuelve a ser candidato tras su frustrado intento de secesión.

Bajo el lema “Europe wake up, democracy for Catalonia” (Europa, despierta, democracia para Cataluña), decenas de miles de independentistas se concentraron en el parque del Cincuentenario, en pleno barrio europeo de la ciudad belga, en el arranque de una marcha que insta a la Unión Europea (UE) a que intervenga en el conflicto de secesión.

Los manifestantes, con sus esteladas (banderas independentistas), bufandas y lazos amarillos, el color convertido en símbolo de solidaridad con los dirigentes separatistas presos, recibieron a Puigdemont al grito de “¡Presidente!”.

Puigdemont permanece en Bruselas desde finales de octubre, y el pasado martes el Tribunal Supremo retiró la orden europea e internacional de detención en su contra y de los cuatro ex consejeros de su gobierno que lo acompañan en Bélgica.

Si vuelven a España serán detenidos y puestos a disposición judicial, por lo que decidieron no hacerlo al menos hasta las elecciones del 21 de diciembre, cuando Cataluña volverá a encontrarse en una encrucijada si los independentistas recuperan el poder tras llevar a la región y a España a la mayor crisis política e institucional en 40 años de democracia.

En este contexto, los militantes independentistas se trasladaron masivamente a Bruselas en más de 250 colectivos que pusieron a su disposición la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural, en avión o de forma particular, en un gesto que fue interpretado también como un “espaldarazo” al ex presidente en detrimento de su rival dentro del bloque separatista, el ex vicepresidente Oriol Junqueras.

Puigdemont encabeza la lista unitaria Junts per Catalunya (JxC), mientras Junqueras se presenta por separado con su partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), al que la mayoría de las encuestas sitúan en primer lugar antes del inicio de la carrera electoral.

Sin embargo, los últimos sondeos indican que a pesar de su huida a Bélgica, Puigdemont está en condiciones de disputarle la victoria, y esto se debe a que juega con la ventaja de poder hacer campaña de forma activa aunque se encuentre a miles de kilómetros de Cataluña.

A pesar de ello, el acto de Bruselas se presenta como una muestra de unidad del bloque, ya que participan tantos candidatos de JxC como de ERC, entre ellos Marta Rovira, la “número dos” de Junqueras.

“Es un acto conjunto con un objetivo muy claro: demostrar a la Unión Europea cómo se ejerce la democracia. Demostrar lo que quieren los ciudadanos de Cataluña, que es ejercer democráticamente y pacíficamente sus derechos”, dijo Rovira al inicio de la marcha.

“Nos parece que lo que no puede legitimar Europa es la forma de ejercer la democracia por parte del ‘bloque del 155’ que es a golpes, ejerciendo la violencia de Estado, encarcelando a candidatos y teniendo presos políticos”, añadió la candidata, haciendo referencia a los partidos “constitucionalistas” que apoyaron la intervención del Ejecutivo español en Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución.

Desde Bruselas, el vicepresidente primero del Parlamento Europeo, el dirigente español del Partido Popular (PP) Esteban González Pons, dijo que la manifestación independentista de hoy es “anti europea”, ya que de ella participan también la extrema derecha flamenca y holandesa, y posiblemente una representación del Frente Nacional francés.

En tanto, en Cataluña, en plena campaña en las afueras de Barcelona, el candidato del PP, Xavier García Albiol, sostuvo que con la manifestación de Bruselas los independentistas hacen el “ridículo” ante Europa y muestran su “fanatismo” para defender a un dirigente que llevó a cabo un “golpe de Estado”.

Las cruciales elecciones del 21 de diciembre vuelven a plantear un escenario de incertidumbre ya que el bloque independentista y el de los partidos contrarios a la secesión continúan empatados, según los sondeos, por lo que se necesitarán negociaciones para lograr un gobierno estable.