MUEREN 18 PERSONAS EN UN ATAQUE A UNA CAFETERÍA DE BURKINA FASO

21

Al menos 18 personas de seis nacionalidades diferentes, entre ellas varios menores de edad, murieron anoche en un atentado perpetrado por dos hombres armados que dispararon contra los clientes de una céntrica cafetería de Uagadugú, capital de Burkina Faso, informaron hoy autoridades del país africano.
El ataque tuvo lugar anoche sobre las 21 hora local en una cafetería de la avenida Kwame Nkrumah, donde los extremistas abrieron primero fuego desde el exterior y luego en su interior, donde se atrincheraron.
La policía desplegó una operación que se prolongó durante unas ocho horas, hasta casi el amanecer, cuando los agentes abatieron a los agresores.
Según ha confirmado el gobierno, hay víctimas mortales de seis nacionalidades distintas: Francia, Turquía, Níger, Kuwait, Etiopía y Burkina Faso.
Asimismo, entre los heridos hay al menos tres agentes de las fuerzas de seguridad, indicó el capitán de la policía Guy Ye.
El ministro de Comunicaciones y portavoz del Gobierno, Remis Dandjinou, explicó que la policía estaba tratando de encontrar elementos que les permitan identificar a todos los fallecidos en el lugar de los hechos.
“Oí un ruido cuando estrellaron su moto contra un coche. Antes de que supiera qué pasaba, empezaron a disparar a los clientes que estaban en la terraza”, relató Assane Guebre, un limpiabotas que se encontraba en la zona en el momento del atentado, a la agencia de noticias EFE.
Los agresores eran “dos jóvenes” que escondían armas en sus chaquetas, aseguró.
El gobierno abrió una investigación para aclarar los hechos, y el presidente del país, Roch Marc Christian Kaboré, condenó enérgicamente el ataque, dio su condolencia a las familias de las víctimas y deseó la pronta recuperación de los heridos.
“El valiente pueblo de Burkina Faso opondrá una resistencia sin concesiones al terrorismo y a los enemigos del progreso de nuestra patria”, escribió en su cuenta de Twitter el mandatario.
Asimismo, la Unión Europea (UE) lamentó que Burkina Faso volviera a ser una vez más el objetivo de “ataques terroristas indiscriminados” y reiteró su apoyo a los países del Sahel en su lucha contra el islamismo radical.
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó también el ataque y extendió sus condolencias al gobierno y familiares de las víctimas.
Guterres destacó que “no hay justificación para ese tipo de actos de violencia indiscriminada”, en un comunicado enviado por su portavoz, Farhan Haq.
No es la primera vez que esta zona de Uagadugú, y en concreto la avenida Kwame Nkrumah, es objetivo de los extremistas: en enero de 2016, un comando de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) atacó la cafetería Cappuccino y el hotel Splendid, acabando con la vida de 30 personas de 18 nacionalidades.
El Cappuccino reabrió sus puertas en junio pasado, aunque esta vez con diversas medidas de seguridad, entre las que destacan cristales antibalas.
Burkina Faso ha sido víctima de frecuentes ataques islamistas durante los dos últimos años, en los que han muerto al menos 60 personas, según el balance del gobierno.
Las embajadas de Francia y Estados Unidos han advertido del peligro que supone visitar la parte norte de este país de África occidental, donde un predicador local, Ibrahim Malam Dicko, ha creado una nueva organización terrorista, llamada Ansarou Islam.
Tras comenzar atacando a la policía y a los militares en busca de armas, los extremistas de la zona han vuelto sus miras hacia los civiles, y decenas de escuelas se han cerrado después de que sus maestros recibieran amenazas pidiéndoles que enseñaran el Corán o se fueran.